Báñez
Báñez, al inicio de la reunión que ha mantenido con Rosell (2d), Garamendi (d), Álvarez (i) y Toxo (2i). EFE/J.J. Guillén

La junta directiva de la CEOE ha aprobado este miércoles la recomendación de una subida salarial para 2017 de hasta el 1,5% y otro incremento adicional de hasta el 0,5% vinculado a la productividad de las empresas y a la reducción del absentismo laboral a negociar por las partes. La propuesta de la patronal, que no incluye ninguna subida mínima, está en línea con el IPC de 2016, que cerró en el 1,5%, si bien la CEOE establece esta tasa como un máximo.

Esta propuesta está muy alejada de las demandas de CC OO y UGT, que han demandado a la CEOE una subida salarial para este año de entre el 1,8% y el 3%, por lo que parece que las posiciones aún están alejadas para la firma del nuevo Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva que los agentes sociales deben renovar en 2017. 

La patronal recuerda que en 2016 los salarios en los convenios colectivos crecieron cerca del 1,06%, en línea con las recomendación de hasta el 1,5% firmada por los agentes sociales en el anterior acuerdo de negociación colectiva, y añade que, por lo tanto, si es lo que están firmando los representantes de la CEOE y los sindicatos en los convenios, "algo muy parecido debe ser la propuesta para 2017", con el fin de asegurar el mantenimiento del ritmo de creación de empleo.

Además, afirma que no todas las empresas han salido aún de la crisis y asegura que, según datos de la Agencia Tributaria, sólo el 42% de las empresas están en beneficios. La CEOE añade, asimismo, que el acuerdo de negociación colectiva no debe sólo hablar de salarios, sino también del coste para la empresa y de factores muy variados que influyen en la competitividad, y reclama a los sindicatos que de todos ellos deben extraerse "propuestas y plazos de aplicación".

Según la institución liderada por Juan Rosell, es necesario abrir por parte de los interlocutores sociales y los grupos parlamentarios una nueva agenda político-económico-social para intentar ayudar a la política "fuera del debate y enfrentamiento diario", con el fin de canalizar propuestas posibles y proseguir con la reformas para aumentar la competitividad. "Estamos dispuestos a hablar de todo, pero con números, datos y propuestas económicamente viables", reza el comunicado de la CEOE.

Los sindicatos no creen que la subida sea suficiente y piden que el alza salarial de este año permita obtener a los trabajadores ganancias de poder de compra, compensando en parte la importante pérdida producida por las políticas de devaluación salarial aplicadas desde 2010. De este modo, dicen, se sostendría el consumo y el crecimiento económico, y se reducirían las desigualdades y los niveles de pobreza y exclusión social.

CCOO y UGT la rechazan por insuficiente

Los sindicatos se han mostrado en contra de esta propuesta y la han rechazado porque implica "que los trabajadores pierdan dinero" y porque "no tiene nada que ver con la situación económica en el contexto actual".

"No firmaremos ningún acuerdo que suponga pérdida de poder adquisitivo para los trabajadores", ha subrayado el secretario de Política Sindical de UGT, Gonzalo Pino, en unas declaraciones distribuidas hoy, porque "si la economía está creciendo, los salarios también tienen que crecer, no solo los beneficios de las empresas".

El secretario de acción sindical de CCOO, Ramón Górriz, ha apuntado que la propuesta de la patronal es "totalmente insuficiente" en el actual contexto económico, aunque se ha mostrado "dispuesto a negociar".