p. cruz
20 MINUTOS
Mucho dinero es el que se destina cada año a la realización de campañas de prevención del alcoholismo y la drogodependencia. Sin embargo, este esfuerzo no se traduce en una reducción de casos, sino todo lo contrario. Las instalaciones de la Asociación Cordobesa de Alcohólicos Liberados (Acali) reciben cada mes a cerca de 1.000 personas, que buscan ayuda para salir de este infierno. Esta cifra es un 50% superior a la que se registraba hace dos años, según asegura el vicepresidente del colectivo, José María López.
Dentro de este grupo se incluyen personas que no pueden vivir sin alcohol y otras cuya existencia gira en torno a los estupefacientes.
Alrededor de unos 650 cordobeses venidos de toda la provincia se animan cada 30 días a ponerse en manos de un profesional. Allí reciben tratamiento médico, psicológico y hasta jurídico, por si tienen problemas legales. Los que consiguen superar estas pruebas pasan a la fase de terapias grupales, donde acuden mensualmente unos 310 pacientes. En estas reuniones se exponen experiencias en común, así como las principales dificultades para poder vivir sin alcohol o sin drogas.
Los mayores problemas se están registrando ahora en los jóvenes, por influencia del botellón, así como en las mujeres, que ya representan un tercio de los casos tratados, según López. Más información, en Acali. Avenida del Corregidor, s/n. Teléfono: 957 291 839.

Mejor que en Andalucía

A pesar de que un millar de personas es una cantidad a tener muy en cuenta, se queda algo por debajo de la registrada en 2006 en el conjunto de Andalucía, que supera los 15.500 casos, según datos de la Junta. Así, en Córdoba se calcula que 12 de cada 10.000 personas tienen algún problema con el alcohol o con las drogas, frente a las 19 de toda la comunidad autónoma.

OTROS DATOS

Para los más graves

Acali dispone dentro de sus instalaciones de 12 camas disponibles para la estancia permanente de los pacientes que presentan un peor cuadro psicológico.

Más consumo de cocaína

Los responsables de la asociación alertan de un incremento en torno a un 30% de los casos de adicción a la cocaína, que ha tomado la delantera a otras drogas, como puede ser la heroína.