No todos los departamentos del Ayuntamiento se han implicado en la igualdad de sexos y por eso el plan de trabajo de los últimos cuatro años no ha logrado todos los objetivos esperados. Es una de las conclusiones a las que llega la evaluación realizada por una empresa independiente.

En el análisis se destaca que el plan de igualdad 2003-2007 se diseñó bien, pero a la hora de la verdad ha faltado implicación de políticos y técnicos por «desconocimiento y falta de sensibilidad».

Otra de las pegas que pone es que no se realizó un estudio de la situación de la mujer en Valladolid, por lo que no se sabe si el plan responde a sus necesidades e intereses.

La concejala de Acción Social, Rosa Hernández, cree, sin embargo, que el balance del plan es «francamente positivo», si bien considera que hay que seguir trabajando para superar las debilidades. «La transversalidad debe ser el hito sobre el que gire el plan y hay que mejorar el seguimiento», dijo. La evaluación señala distintas recomendaciones para el próximo plan 2008-2011:

Educación y cultura

Deporte: Fomentar la participación de niñas y mujeres en actividades deportivas.

Colegios: Talleres continuos en todos los centros.

Empleo

Empresas: Dar puntos, a la hora de firmar contratos, a las empresas que potencian la igualdad.

Presas: Facilitar trabajo a mujeres encarceladas.

Salud

Talleres: Implicar a los hombres. Si conocen los problemas de sus parejas, podrán ayudarlas mejor.

Violencia doméstica

Plazas en guarderías: Para los hijos de las víctimas. Tienen dificultades para escolarizar a sus hijos si cambian de residencia.

Colectivos especiales

Vivienda protegida: Prioridad de acceso a una VPO para las mujeres con dificultades de inserción sociolaboral. Ahora se quedan fuera porque muchas no tienen nóminas.

Ordenar los recursos

El Ayuntamiento va a desarrollar un proyecto para ordenar los recursos que se ofrecen a las víctimas de violencia machista. «Hay servicios duplicados y lagunas. Queremos saber qué falta y ordenarlo», dijo la concejala de Acción Social. Una mujer maltratada deberá recibir la misma información en todos los sitios.