El proyecto urbanístico que convertirá la pequeña localidad abulense de Villanueva de Gómez (de 156 habitantes) en una macrourbanización rodeada de tres campos de golf (para 22.000 personas), ha vuelto a recibir el apoyo de la Junta de Castilla y León.  Ya tuvieron que dar explicaciones cuando los ecologistas denunciaron la tala de 6.700 árboles, y ahora, insisten en las bondades del proyecto, a pesar de que la Confederación Hidrográfica del Duero ha rechazado conceder el abastecimiento de agua a los promotores. Para la Junta se trata de «una pequeña cuestión que puede solventarse».