La Audiencia ha decidido mantener en prisión provisional a la cuidadora que tenía a su cargo al bebé que falleció en agosto y por lo que se le acusa de homicidio. El juez ha rechazado el recurso de apelación de su abogado y argumenta que, si fuera puesta en libertad, habría un alto riesgo de fuga, ya que se enfrenta a penas de cárcel muy elevadas; y tampoco se descarta que pudiera ser un riesgo para otros menores.