Conviven en el centro de personas mayores de Ávila y ayer les rindieron homenaje. Hilaria y Venancia tienen 100 años, Emilio cuenta ya los 103. Va perdiendo oído y memoria, pero se permitió el lujo de bromear: «¿Queréis que salte?, si traen una comba, salto».