El Ayuntamiento aprobó ayer la ordenanza que controla el acceso de vehículos al casco histórico de Avilés. Lo hizo con la abstención de los grupos municipales de la oposición (ASIA y PP). También los vecinos de la calle Julia de la Riva y Sánchez Calvo se posicionaron en contra del sistema de bolardos previstos para estas zonas. Por su parte, la alcaldesa de Avilés, Pilar Varela, garantizó que el Ayuntamiento estudiará cada caso, incluidos los de los vecinos afectados. La instalación de los bolardos está prevista para el 15 de enero de 2008. Para poder acceder al casco histórico, los residentes y vehículos de reparto dispondrán de unas tarjetas que bajarán los bolardos.