Primer detenido por el 'dieselgate', el caso del trucaje de motores diésel de Volkswagen

La mano de un empleado mientras toca el logotipo de Volkswagen en la planta de la compañía en Dresde (Alemania).
La mano de un empleado mientras toca el logotipo de Volkswagen en la planta de la compañía en Dresde (Alemania).
Ralf Hirschberger / EFE

Un alto ejecutivo de la multinacional alemana Volkswagen fue arrestado el sábado en Miami por las autoridades estadounidenses en relación con el escándalo de los motores diesel trucados de la compañía, informó hoy el Departamento de Justicia de Estados Unidos en un comunicado.

El Gobierno de EEUU ha acusado al detenido, identificado como Oliver Schmidt, de haber participado durante casi una década en una trama para engañar a las agencias reguladoras estadounidenses y los clientes de Volkswagen mediante el trucaje de los motores diesel, algo que afecta a cerca de 600.000 automóviles en Estados Unidos.

Schmidt es el primer detenido por ese trucaje de motores diesel y este lunes está previsto que comparezca frente al juez William C. Turnoff de la corte del distrito sur del estado de Florida.

El detenido, de 48 años y residente en Alemania, se unió a Volkswagen en 1987 para pasar a ser, entre 2012 y marzo de 2015, el encargado de la compañía en Auburn Hills (Michigan), desde donde era responsable de comunicarse con las agencias reguladoras de EEUU, según detalla el Departamento de Justicia en su nota.

Posteriormente, en marzo de 2015, Schmidt fue ascendido por Volkswagen y regresó a la sede del fabricante de automóviles en Wolfsburg (Alemania), desde donde desempeñó un papel directo en la respuesta que Volkswagen dio a las preguntas de las agencias reguladoras de Estados Unidos.

Volkswagen ha admitido que sus motores diesel de 2 y 3 litros estaban trucados para ocultar sus emisiones reales de óxido de nitrógeno, un producto considerado cancerígeno por las autoridades sanitarias.

La compañía alemana ha llegado a un acuerdo para indemnizar en Estados Unidos a los propietarios de los casi 500.000 vehículos con motores diesel de 2 litros vendidos en el país así como a las autoridades estadounidenses.

Según el acuerdo, Volkswagen se verá obligado a desembolsar unos 15.000 millones de dólares. La empresa también está cerca de llegar a un acuerdo para compensar a los alrededor de 85.000 propietarios de vehículos con motores diesel de 3 litros que existen en Estados Unidos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento