Se dejó 3.700 euros de juerga en un conocido prostíbulo de Oviedo. La denuncia falsa es un delito y de eso está acusado un ovetense de 37 años que en agosto denunció el robo de su tarjera de crédito.

Según relató a la Policía, la última vez que la utilizó fue el día 30 de julio para comprar un teléfono móvil. Poco después recibió una llamada de su banco por los "movimientos extraños" en su cuenta.

En un solo día, el 31 de julio, habían volado 3.700 euros. La investigación llevó a los agentes a un conocido club de alterne de Oviedo. Allí, el denunciante fue reconocido como cliente habitual y autor de los pagos por varios servicios con tarjeta de crédito.

El detenido estaba a punto de cobrar la indemnización de Visa, que él mismo había reclamado, cuando se descubrió la estafa.