Oviedo según saldaña
La calle San Francisco en uno de los cuadros.

El pintor y diseñador gráfico Julio Saldaña Manero lleva a la galería Murillo sus últimas obras. El ovetense no deja de plasmar su ciudad, pero sin duda, desde su particular forma de ver el mundo.

El exuberante color es lo que más llama la atención a los ojos del espectador de la obra de Saldaña. Tampoco se queda indiferente a sus trazos, similares a un impresionismo extremo. Son las dos cualidades que hacen que la pintura de este ovetense sea única. Tanto que sus cuadros casi no necesitan firma.

En este caso, las vistas que muestra son de la Catedral desde la calle San Francisco, San Isidoro y del Fontán. Pero no olvida los paisajes y los pueblos marítimos, como Cudillero. Y siempre con motivos cotidianos.

Julio Saldaña es un pintor valiente que plasma en sus cuadros una realidad, unos paisajes que, en su paleta, se hacen casi abstractos.

Estudió dibujo y pintura en la Escuela de Arte de Oviedo, y trabaja como diseñador gráfico. Lleva exponiendo desde 1985 y ha llevado su arte por todo el país.

* Hoy y el mañana, de 18.00 a 21.00 horas, en la galería Murillo: Marqués de Pidal, 17. Gratis.