El 97% de los cánceres de mama se curan si se detectan a tiempo
Amparo del Hierro. (Pablo Elías)

El cáncer de mama, detectado a tiempo, se cura en el 97% de los casos. En España, esta dolencia se diagnostica a 16.000 mujeres al año, una cada 35 minutos, según  datos ofrecidos por la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC ) con motivo del Día Mundial contra el Cáncer de Mama, que se celebra hoy.

El diagnóstico precoz es el arma más eficaz para combatir este tumor, cuya incidencia en nuestro país es una de las más bajas de Europa. En la última década, la mortalidad por cáncer de mama desciende un 1,4% anualmente, lo que ha situado la tasa de supervivencia en España a los cinco años del diagnóstico en el 83%, por encima de la media europea, que es del 79%.

Para el presidente de la AECC, Francisco González-Robatto, este aumento en la superación de la enfermedad se debe, principalmente, a programas de detección precoz y a los avances diagnósticos y terapéuticos. «Si se detecta a tiempo, el cáncer de mama se cura en la mayoría de los casos».

6.000 muertes al año

Sin embargo, pese a esta buena noticia, una mujer muere cada hora y media en España a consecuencia del cáncer de mama, unas 6.000 al año. Por ese motivo, González-Robatto incidió en la importancia de que las mujeres se realicen mamografías periódicamente. «Aquellas con edades comprendidas entre los 45 y los 70 años deben realizarse mamografías cada dos años, incluso aunque no presenten síntomas».

Campaña para hombres

Para concienciar a la población española de la importancia de las mamografías en la detección precoz de esta enfermedad, la Asociación Española Contra el Cáncer ha puesto en marcha una campaña dirigida fundamentalmente al entorno masculino de la mujer, para que tome conciencia y se implique en su cuidado y las anime a hacerse esta prueba. Bajo el lema :¿No dices que por mí harías cualquier cosa? Hazte una mamografía», la campaña tendrá una duración indefinida.

Los síntomas más frecuentes

En fases iniciales de la enfermedad, el cáncer de mama no suele producir ningún tipo de síntoma, de ahí la importancia de las mamografías. Normalmente, cuando la mujer decide acudir al médico es porque, al palparse el pecho, siente dolor o un nódulo que antes no existía. Otros síntomas frecuentes son irregularidades en el contorno o en la piel de la mama y cambios de tamaño, así como menos movilidad en alguna de ellas al levantar los brazos. La aparición de un bulto en la axila y las alteraciones en el pezón también son usuales.

Ella pasó el mal trago del cáncer, y ayuda a superarlo

Amparo del Hierro. 50 años, operada de cáncer en 1999 «me pongo una prótesis y digo: ‘¡hala!, como las demás’»

Nadie con una mirada diría que esta vallisoletana ha tenido cáncer. Su sonrisa es la de una mujer feliz. «Me noté un bulto, al mes fui a hacerme una biopsia y salí ya sin pecho», dice. «Claro que me hundí, en cuanto se me pasó la anestesia, pero vi a mi marido y a mis hijas derrumbados y pensé: ‘¿qué, todos muertos?’ Pues yo pienso vivir. A los cinco días estaba en casa y a los siete limpiando casas otra vez», explica Amparo con cara de satisfacción.

Su peor recuerdo lo guarda de la quimioterapia. «Me destrozó los pies. Ahora no puedo ponerme zapatos, pero por lo demás... De esto se sale, pero si no te derrumbas y luchas».

Pese a su buen humor, el futuro de Amparo depende cada seis meses de su visita al oncólogo. «Los 15 días que tardan en darte los resultados vives con un nudo en la garganta, pero es respeto no miedo, hay que ser positivo. Por las mañanas te ves con un pecho a medias y te quedas un poco así, pero me pongo la prótesis, el sujetador y digo: ‘¡Hala!, como las demás’». Daniel Pascual