Jordi Pujol Ferrusola
El primogénito del expresidente de la Generalitat, Jordi Pujol Ferrusola, abandona la Ciudad de la Justicia. MARTA PÉREZ / EFE

El Frente Nacional (FN) quiere que la justicia francesa investigue las sospechas que rodean a Jordi Pujol Ferrusola, hijo del expresidente de la Generalitat catalana, por un supuesto caso de corrupción urbanística en Perpiñán en el que podría estar implicado un responsable político francés.

Louis Alliot, eurodiputado del FN y concejal de ese partido ultraderechista francés en Perpiñán, reclamó este viernes a la Fiscalía de su país que lance una investigación, sobre la base de las revelaciones del diario digital español El Confidencial acerca de un supuesto escándalo financiero en esa ciudad con Pujol hijo como uno de los actores principales.

Ese periódico digital ha publicado que el hijo del expresidente catalán intervino a través de una de sus empresas en la compra de unos terrenos rústicos "manifiestamente subevaluados" destinados a la construcción de un centro comercial con ayuda "de un socio francés bien conectado políticamente".

En un comunicado, Alliot consideró justificado un procedimiento judicial sobre "este escándalo, teniendo en cuenta lo importantes que son las sospechas y las grandes sumas en juego".

Alliot, que es la pareja de la presidenta del FN, Marine Le Pen, añadió que tanto el Ayuntamiento de Perpiñán como la estructura intermunicipal de la que forma parte tendrán que constituirse en acusación particular en caso de que se confirmen las sospechas de delitos.

El eurodiputado ultraderechista destacó que la investigación lanzada en España por la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal de la Policía (UDEF) se enmarca en un caso más amplio de blanqueo "que salpica a varios políticos de la Cataluña española".