El túnel de Eirís sólo acoge el 15% del tráfico previsto
El contraste mayor entre la circulación en el túnel de Eirís y la avenida de Alfonso Molina se aprecia sobre todo en hora punta.

Se inauguró hace nueve meses a bombo y platillo. Hubo que esperar 16 años desde que se proyectó hasta que se hizo realidad. Hablamos del túnel de Eirís. La infraestructura que, tras una inversión de 21,6 millones de euros, iba a ser la panacea del tráfico en la ciudad. Lo malo es que casi nadie la usa.

Por el kilómetro y medio de la AC-10 –su nombre oficial– pasan cada día 4.738 vehículos de media, según el Ministerio de Fomento. Cifra por debajo de la previsión, que auguraba una circulación seis veces mayor, 30.000 vehículos. Es decir, sólo acoge el 15% de lo esperado.

Es lo que anunciaba el pasado mes de febrero la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, cuando inauguró el vial. Señalaba, además, que el túnel iba a ser el parche perfecto al atasco diario en la avenida de Alfonso Molina. Pero no ha sido así.

Por aquellas fechas, la capacidad de Lavedra, el principal acceso de la ciudad, estaba sobrepasada en más del 80%, con 140.000 coches circulando a diario para entrar o salir de A Coruña. Y sigue así, porque apenas hay quien se desvíe por Matogrande para entrar en la ciudad por Os Castros, finalidad última del túnel de Eirís. Y eso que optar por la AC-10 no supone un trauma a los conductores. De As Xubias a Matogrande se tarda tres minutos.

A pesar de todo, el vial ha tenido también su lado bueno, ya que ha cumplido con creces su otro objetivo: erradicar del centro el tráfico pesado. Desde febrero, los 500 camiones del puerto están obligados a usar esta carretera para salir de la ciudad, lo cual ha mejorado notablemente la circulación en la zona de Cuatro Caminos.

¿Por qué no se usa? falta de costumbre

Hay una razón fundamental que explica el escaso aprovechamiento del vial: la falta de costumbre. Por eso la gente sigue usando Lavedra, según la Policía Local, y no es consciente de las ventajas de la AC-10.

Las quejas ruido e inseguridad

En Matogrande no ven con buenos ojos el túnel de Eirís. Todo el tráfico desemboca en la rotonda próxima al barrio. Los vecinos se quejan del ruido y la inseguridad vial que generan los coches y, sobre todo, los camiones.

El futuro: más conexiones

Hay planes para el túnel. La AC-10 será fundamental para futuras conexiones de la ciudad. Del vial partirá la entrada al futuro Parque Ofimática y, también, el hipotético nuevo puente sobre la ría de O Burgo.

CONSULTA AQUÍ TODAS LAS NOTICIAS DE A CORUÑA