Un total de 23 presos en el estado de Nueva York han sido puestos en libertad desde 1991 gracias a pruebas de ADN que han demostrado su inocencia tras pasar en conjunto 260 años en prisión, según un informe publicado por la organización Innocent Project.

Nueva York está entre los estados con más condenas invalidadas por los resultados de esta prueba tras Texas e Illinois.

De los 23 liberados, seis pudieron haber recibido la pena de muerte

Sin embargo, el estado falló en aprobar leyes que podrían prevenir que más inocentes vayan a la cárcel, advirtió la organización.

De los 23 hombres liberados, siete fueron condenados erróneamente por asesinato y seis de éstos pudieron haber recibido la pena de muerte si hubiese sido una opción en ese momento o lo hubieran solicitado los fiscales.

Asimismo, en 10 de los casos los verdaderos culpables fueron identificados y nueve de ellos cometieron otros delitos mientras el inocente estaba preso, que incluyen, en total, cinco asesinatos, siete violaciones, dos asaltos y un robo.