Una mujer de avanzada edad se subió ayer a las 14.00 h al tejado del número 11 de la calle Panaderas armada con un cuchillo porque se sentía «perseguida por gente que había en su vivienda», según les dijo a los bomberos que acudieron a rescatarla. Sin embargo, el piso –un quinto– estaba vacío y, según los propios bomberos, todo se debió a que la mujer tiene las facultades mentales mermadas. El rescate se produjo sin problemas,  la protagonista entregó el arma y volvió a su casa.