Gripe Aviar
Pavos en el interior de un criadero en la unidad de procesamiento de una planta. EFE

Francia comenzó este jueves una campaña preventiva de sacrificios de animales de granja en tres departamentos del suroeste del país, que podría afectar hasta a 800.000 aves, para intentar evitar nuevas propagaciones de la gripe aviar.

Las operaciones van a ser financiadas por el Estado Los sacrificios, que según el programa inicialmente diseñado se van a prolongar hasta el día 20, se van a llevar a cabo en los departamentos de Gers, de las Landas y de los Altos Pirineos porque es allí donde se ha constatado que la enfermedad continuaba extendiéndose, explicó a Efe una portavoz del Ministerio de Agricultura.

La portavoz indicó que la operación podría concernir "potencialmente 800.000 animales" aunque no necesariamente se llegará a esa cifra si se constata que la propagación de la gripe aviar deja de avanzar. Se van a llevar a los mataderos todos los palmípedos sanos que se crían en el exterior en un área definida por el departamento de Agricultura que incluye parte de esos tres departamentos.

Algunas granjas quedarán exentas de esa obligación si responden a una serie de condiciones de bioseguridad y o comercializan animales vivos, así como las granjas de palmípedos criados en edificios cerrados y las de gallináceos.

Las operaciones van a ser financiadas por el Estado y las pérdidas derivadas del parón de la producción podrán ser objeto de indemnización en condiciones que se definirán cuando la decisión se estabilice.

Hasta este miércoles, se tenían contabilizados en Francia 89 focos en granjas de ocho departamentos del suroeste de Francia, además de cinco casos en fauna salvaje.