Según ha informado este miércoles la Delegación del Gobierno en una nota de prensa, el hombre, acusado de un delito de robo con intimidación, no pudo conseguir su objetivo por la entrada de un cliente que "provocó que se marchara sin apoderarse del dinero".

La llamada "urgente" al 091 que realizaron en el comercio, aportando datos del autor, "favoreció su rápida localización" por parte de una patrulla policial, que encontró, y detuvo, al varón escondido entre coches aparcados.

Consulta aquí más noticias de Albacete.