Inmigrantes de Bangladesh en ceuta
Estos inmigrantes llevan dos meses durmiendo al raso. CRISTIANA CHASCO. CRISTINA CHASCO

Dos meses. Ese es el tiempo que los inmigrantes de Bangladesh que abandonaron el CETI de Ceuta el pasado mes agosto, llevan viviendo al raso. Sesenta días en los que ha ocurrido casi de todo en esa vida elegida a la intemperie, en el bosque.

La celebración del Ramadán lejos de los suyos, aguaceros, accidentes, pequeñas enfermedades entre el grupo, pocas horas de sueño, muchas de guardia ante el riesgo de ser detenidos y expulsados, y un largo etcétera de acontecimientos que hacen que los inmigrantes hayan sentido estos dos últimos meses como dos años.

Pero no todo ha sido malo y dentro de su situación estas 34 personas han sentido cómo crecía el apoyo de muchos españoles que desde la península luchaban para que ‘alguien' apostara por ellos y les brindara una oportunidad. Y las batallas diarias que los inmigrantes libran en el monte las ganan cada noche gracias a un último ‘empujón' en forma de este apoyo popular y del que tienen noticia a través de amigos y de los medios de comunicación.

"Los inmigrantes viven una situación con una grave salud y deterioro físico"

El grupo recibió ayer una inyección importante de ánimo al recibir la visita de una delegación de vecinos y vecinas de Lavapiés (Madrid) motivada "por la grave situación de salud y deterioro físico que presentan las personas que se hallan en el monte con cuadros de gastroenteritis, infecciones, crisis de ansiedad, picaduras, etcétera", explicaban después de visitar al grupo.

Esta delegación llegó a Ceuta con el objetivo de transmitir a los bangladeshíes el mensaje de apoyo y solidaridad de los colectivos sociales que desde la península han lanzado la campaña: ‘No en nuestro nombre, impidamos la deportación', con la que pretenden dar visibilidad a la situación de este grupo de personas y denunciar "la indiferencia de la administración ante este colectivo y la política de inmigración en que se ampara".

"La indiferencia de la administración hacia este colectivo es denunciada"

Esta campaña está apoyada por más de 25 organizaciones entre las que se encuentran, Vecinos y vecinas de Lavapiés, SOS Racismo , Madres contra la droga, Pueblos Unidos, Red Ferrocarril Clandestino y la Asociación de Bangladesh en España, entre muchas otras que vienen realizando acciones de presión para buscar una alternativa vía ayuda humanitaria.

Entre dichas acciones se encuentra la campaña de recogida de firmas y entrega de las 4.000 primeras en el Ministerio del Interior , así como la solicitud de entrevista con el ministro del ramo, Alfredo Pérez Rubalcaba, para abordar la situación de estas personas. Además, la recogida de firmas digitales se mantiene abierta y en los próximos días se va iniciar una campaña de oferta de trabajo y contratación para las 34 personas que actualmente se encuentran en el monte.

Por otro lado, la campaña ‘No en nuestro nombre, impidamos la deportación' cuenta con importantes apoyos del mundo de la cultura y el cine como Fernando Colomo, cuya última película, ‘Próximo Oriente' refleja la convivencia posible y mutuamente enriquecedora entre bangladeshíes y españoles.

En definitiva, una intensa y larga cadena de acciones a las que durante estos dos meses se han ido sumando personas y organizaciones concienciadas con la situación de los 34 inmigrantes que hoy volverán a dormir al raso con la mirada puesta al otro lado del Estrecho.

CONSULTA AQUI MAS NOTICIAS DE CEUTA.