Cuarenta detenidos en la operación policial para arrestar al atacante de Estambul

Familiares de la joven Layan Nasser, de 18 años, lloran durante su funeral en Tira al noreste de Tel Aviv (Israel). Nasser, es una de las 39 personas que fallecieron en el atentado terrorista del pasado 1 de enero en un club en Estambul (Turquía).
Familiares de la joven Layan Nasser, de 18 años, lloran durante su funeral en Tira al noreste de Tel Aviv (Israel). Nasser, es una de las 39 personas que fallecieron en el atentado terrorista del pasado 1 de enero en un club en Estambul (Turquía).
EFE/Jim Hollander

La Policía turca ha detenido este miércoles a 40 personas de tres familias distintas. 27 de ellos son presuntos miembros del grupo terrorista Estado Islámico (EI) en la provincia de Izmir, en el oeste de Turquía, por su supuesta vinculación con el ataque en el club Reina el 1 de enero.

Según el diario Hürriyet, los arrestados, entre ellos varios menores, pertenecen a tres familias de Asia Central que supuestamente convivían con el atacante en la ciudad de Konya, en el centro de Turquía, y que habían huido de sus hogares tras el atentado.

La unidad antiterrorista llevó a cabo una redada en cuatro domicilios de Izmir, y según los servicios de seguridad, la operación continúa.

Otras 16 personas fueron detenidas en Estambul y en Konya entre el 1 y el 3 de enero por su supuesta implicación en el ataque en el selecto club estambulí, que causó 39 muertos y 65 heridos. El agresor, cuya identidad las autoridades afirmaron conocer aunque no divulgaron, sigue prófugo de la Justicia.

Entre los detenidos está la mujer del atacante, que declaró a la Policía no saber que su marido pertenecía al EI.

Pistas sobre el autor de la masacre

Según los investigadores, el presunto atacante se subió a un taxi en el distrito de Zeytinburnu de Estambul para dirigirse al de Ortaköy, donde se encuentra la discoteca; se bajó a cierta distancia de la misma —aparentemente debido al denso tráfico— y continuó a pie el resto el trayecto, para lo que necesitó cuatro minutos.

A la 01.20 hora local (22.20 GMT) del primero de enero fue filmado por una cámara exterior mientras caminaba y disparaba hacia la puerta del club, contra los guardias de seguridad que no llevaban armas. En otra grabación tres minutos más tarde, a la 01.23 hora local, aparecía en el interior del club sin que "nadie se pueda ver de pie", revela el diario Hürriyet.

El periódico detalla que el atacante iba "vestido con una camiseta verde, pantalones oscuros y botas negras, disparando con un arma de cañón largo a la parte superior de los cuerpos" de las personas.

Hürriyet asegura que el atacante disparó en el club con un arma de cañón largo hasta 180 veces. Si bien aún no está claro cuántos minutos permaneció dentro del club antes de huir, la investigación cree que primero subió al primer piso, disparó allí contra la gente, luego bajó a la planta baja y mató con disparos a la cabeza a varias personas que estaban tiradas en el suelo. Después de cambiarse de ropa en la cocina del club —donde permaneció unos trece minutos—, el atacante abandonó el lugar en medio del caos y dejó su arma y su chaqueta en el club. Antes de irse habría además limpiado su arma.

Tras salir del local subió a otro taxi del que se bajó poco después diciendo (al taxista) que no tenía dinero para pagarlo. Los agentes encontraron 500 liras turcas en un bolsillo de su abrigo abandonado.

Las imágenes muestran que el supuesto autor actuó de manera "extremadamente profesional" y, por su forma de caminar, parece que habría sufrido un disparo en su pierna derecha, aseguró en la cadena CNNTürk un especialista turco en terrorismo. En el ataque murieron 39 personas y otras 65 resultaron heridas, una importante parte de ellos extranjeros.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento