Detenido un venezolano por fingir un cáncer
Frank S., de 31 años, en una de las falsas fotos que usaba para lograr donativos con los que sufragar su tratamiento. ARCHIVO

La Policía Nacional ha detenido en Madrid a Frank Serpa, el ciudadano venezolano que simuló padecer un cáncer y logró recaudar 12.000 euros para supuestamente empezar un tratamiento en Houston (Estados Unidos).

Fuentes de la Jefatura Superior de Policía han indicado a Efe que la detención se ha producido en torno a las 14:00 horas en la calle Pradillo, muy cerca de la sede del Registro Civil, donde los agentes sospechan que Serpa había acudido a realizar algún trámite.

Han sido agentes del grupo de Estafas de la policía judicial de la comisaría de Hortaleza quienes han practicado la detención de Serpa, al que se le atribuye un delito de estafa y otro de falsedad documental.

El arresto se produce después de la denuncia de una persona de su nacionalidad, un periodista que le ayudó sin saber que Serpa le estaba engañando.

Al parecer, este nuevo caso de estafa con la salud, que se ha conocido después del de Nadia, la niña de Organyà (Lleida) cuyos padres están siendo investigados por una actuación similar, comenzó en 2014 con un campaña en las redes sociales para recaudar fondos.

El detenido señaló que necesitaba conseguir 32.000 euros porque su cáncer era extraño y tenía que ser atendido en una prestigiosa clínica privada madrileña. Pero recientemente tuvo que confesar la verdad al ingresar en un hospital público aquejado de una neumonía.

Según el diario venezolano El correo de Orinoco, Serpa salió de Caracas a Buenos Aires supuestamente para tratarse un cáncer que no podía ser curado en Venezuela. De ahí se trasladó a Madrid por la misma razón, donde comenzó a pedir (y a recibir) ayuda de ciudadanos españoles y de otras nacionalidades.

Según el diario, el joven contaba a través de las redes sociales que tenía un "cáncer terminal en grado cuatro" al que no podía hacer frente económicamente. A partir de ahí, y ya en Madrid, empezó a recibir ayuda en forma de dinero, ropa y comida de múltiples españoles y de otros extranjeros residentes en España.

Tras una campaña de crowdfunding y numerosos mercadillos a su favor y actos benéficos, una enfermedad real, una neumonía, llevó al joven a tener que ingresar en el hospital Ramón y Cajal de la capital y permanecer tres días en la unidad de cuidados intensivos.

Fue allí donde el periodista Noé Pernia, involucrado en la causa del joven, descubrió que este no tenía cáncer. Los médicos, sin entrar a revelar el historial del paciente, sí le comunicaron que estaba aquejado por una fuerte neumonía, pero que en su cuerpo no había células cancerígenas.

Por su parte, la Asociación Española Venezolana por la Democracia (Aseved) ha condenado la actuación de su compatriota por "el daño que este tipo de acciones causan a los venezolanos que realmente necesitan de la ayuda", explican en un comunicado.

Consulta aquí más noticias de Madrid.