Así lo ha confirmado este martes el delegado territorial de la Junta en Zamora, Alberto Castro, quien ha indicado que la finada tenía 95 años y era natural del municipio.

Las alarmas saltaron el pasado jueves cuando varias personas de la

Residencia Conchita Regojo, que depende de Cáritas y cuenta con 139 residentes, comenzaron a padecer los primeros síntomas de la enfermedad que, poco a poco, se fue extendiendo hasta afectar a un total de 24 personas, que tuvieron que ser trasladados al hospital Virgen de la Concha de Zamora.

Alberto Castro ha explicado que ahora mismo se encuentran recabando información y muestras en el propio centro para identificar las causas este brote.

Por el momento no se descarta ninguna hipótesis, y se investiga si se trata de un problema vírico o de origen alimenticio, aunque el delegado ha hecho una llamada a la prudencia.

Consulta aquí más noticias de Zamora.