En un comunicado, desde el Consistorio se indica que el Equipo de Gobierno ha dado un primer paso en este sentido y ha puesto en manos de sus servicios jurídicos toda la información sobre estas concesiones administrativas. Iván Gómez, como alcalde accidental, ha justificado esta medida al asegurar que se viene observando en los últimos meses "diferentes indicios que nos hacen dudar de la legalidad de dichas adjudicaciones, por lo que se volverán a revisar cada una de ellas".

Esta revisión de las concesiones administrativas supondrá, según Gómez, que si "alguna no cumple los preceptos legales habrá que regularizarlas o en su caso rescindirlas". "Seremos impecables con todo aquello que no se ajuste a las leyes o a nuestro ordenamiento jurídico", agrega.

El alcalde insiste en que "la premisa del Ayuntamiento es la de regularizar, con transparencia, todo aquello que no cumple con los cánones de legalidad". "Con esta medida también pretendemos que los espartineros sepan con detalle el escenario de complejidad en el que muchas veces debemos movernos", recalca, tras añadir que "ahora se está haciendo el trabajo que no realizó en su día la oposición".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.