Ambos venían siendo objeto de investigación al tener conocimiento de que surtían de estupefacientes a consumidores en las proximidades de su domicilio.

En el momento de su detención, la mujer llevaba una bolsa de plástico en la que había un neceser con siete paquetes de hachís, con un peso de 3.283 gramos. Además, les fueron intervenidos tres teléfonos móviles.

En el registro posterior de su domicilio, se encontraron otros 3,44 gramos de hachís, 42 gramos demarihuana, 0,3 gramos de cocaína y un envoltorio de plástico con 13 gramos despeed, dinero y una báscula.

Consulta aquí más noticias de Burgos.