La fortuna de George Michael, que ronda los 100 millones de libras (unos 105 millones de euros) se dividirá entre sus ahijados y familiares, tal y como recoge el diario británico Daily Mail.

El músico, que fue hallado muerto por su pareja en su casa el pasado 25 de diciembre, dejó en su testamento a Roman y Harley Moon Kemp, los hijos de la otra mitad de Wham!, la cantante Shirlie Holliman, de quienes era padrino. 

En el documento también se encuentra el nombre de la hija de la ex spice girl Geri Halliwell. La joven es ahijada del exnovio de Michael, Kenny Goss. 

Parte de la fortuna irá destinada asimismo a los hijos de Andro, primo del fallecido; y se espera que los nombres de sus dos hermanas y su compañero sentimental actual, Fadi Fawaz, entren en la lista.

Varios inmuebles y numerosas obras de arte

Los bienes de George Michael incluyen, entre otras muchas cosas, la propiedad en la que falleció, cuyo valor ronda los seis millones de euros. Más valiosa es su mansión de Highgate, al norte de Londres, que está valorada en más de ocho millones. Completa la tasación de inmuebles una casa costera en Sydney, que supera los 3,5 millones.

El parimonio del británico también incluye una gran cantidad de piezas de arte contemporáneo, que incluye firmas como las de Damien Hirst, Tracey Emin o Banksy. Se unen a los beneficios anuales derivados de su exitosa carrera musical.

El ex miembro de Wham! falleció el pasado 25 de diciembre a los 53 años de edad a consecuencia de un fallo cardíaco, tal y como desveló su publicista y confirmó más tarde su pareja.