Mujeres y niños rescatados por soldados nigerianos del grupo extremista Boko Haram
Mujeres y niños rescatados del grupo extremista Boko Haram por soldados nigerianos, en el norte de Nigeria. GTRES

Más de 3.000 personas que se vieron obligadas a abandonar sus hogares en la localidad nigeriana de Damasak, en el noreste del país, han podido volver tras la reapertura de las principales carreteras de la zona, según el Ejército.

Damasak, en el noroeste del estado de Borno, fue tomada por los terroristas de Boko Haram a finales de 2014. En julio de este año, las fuerzas de seguridad lograron recuperar la zona y el pasado domingo el Gobierno anunció la reapertura de las vías que conectaban con la capital regional, Maiduguri.

Un portavoz militar, Sani Usman, ha asegurado que 3.000 personas volvieron a Damasak el lunes tras ser sometidas a un estricto control de seguridad. Se trata de "refugiados en el vecino Níger y desplazados internos en Maiduguri", ha explicado.

La violencia causada por Boko Haram ha obligado a más de dos millones de personas a abandonar sus hogares, mientras que el número de muertos rondaría los 15.000.

El grupo, que aspira a imponer una estricta visión de la 'sharia' o ley islámica, ha jurado lealtad a Estado Islámico.