En un comunicado, la asociación ha puesto en valor que, en un contexto de lenta recuperación tras la crisis, se aumente en un 45% el presupuesto respecto al año pasado y se alcancen casi los 80 millones de euros de inversión real en las comarcas de Girona, pero ha remarcado que el aumento de inversión es inferior a la media de los últimos diez años.

Han considerado positivo el incremento de las partidas destinadas al impulso de la economía (gasto para fomentar el empleo, I+D+i, políticas industriales, sector turístico y al fomento de la internacionalización), pero han alertado de que "el previsible incremento de la presión fiscal puede tener un impacto negativo" en las pequeñas y medianas empresas.

En cuanto a la inversión en infraestructuras, los empresarios gerundenses se han facilitado que la Generalitat, "ante la falta de acción del Gobierno español", haya decidido invertir 2,75 millones a hacer llegar el ancho europeo a la terminal intermodal del Far Vilamalla.

También han valorado positivamente las inversiones en el servicio de urgencias del Hospital Trueta (4,2 millones), la estación intermodal de autobuses en Girona (5,3), la reforma de la N-141e (2,94), el desdoblamiento de la C-260 (4,4) y la ampliación de la planta de tratamiento de residuos de Pedret i Marzà (5,2).

Sin embargo, el Grup Impuls per Girona ha considerado que estas inversiones evidencian que los presupuestos de la Generalitat "no hacen más que administrar una dotación muy escasa que no se corresponde con la aportación que Catalunya en general y las comarcas gerundenses en particular hacen a la riqueza general del Estado".

Consulta aquí más noticias de Girona.