La Guardia Civil de Valmojado recibió varias denuncias de vecinos de distintas localidades de la zona por la sustracción o intento de sustracción su vehículo, ha informado la Delegación del Gobierno en nota de prensa.

Los vehículos sustraídos eran muchas veces hallados por la Guardia Civil en localidades cercanas a la de su sustracción, Valmojado y Casarrubios del Monte, y los agentes comprobaron que el método utilizado para sustraerlos era idéntico en todos los casos.

Así, la Guardia Civil de Valmojado y del Equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Illescas centraron sus primeras investigaciones en un grupo de personas con antecedentes delictivos, cuyo cabecilla residía en la localidad donde aparecían los vehículos robados y abrieron la operación 'Calypo Fado'.

En la primera fase de investigación, los agentes determinaron que se trataba de un

grupo criminal que actuaba principalmente en la zona norte de Toledo y el sur de Madrid y que sus integrantes sustraían los vehículos y les cambiaban las placas de matrícula para, después, robar en distintos establecimientos, principalmente bares, estancos y gasolineras.

Los delincuentes actuaban en horario nocturno y eran capaces de cometer los robos en escasos minutos, habiendo disminuido el tiempo que mediaba entre un hecho delictivo y el siguiente e incrementado su peligrosidad llegando, incluso, a amenazar con un arma de fuego a una empleada de un peaje para que les abriera la barrera de acceso a una autopista después de cometer un robo. También amenazaron a dos personas con un arma blanca cuando robaban en un estanco.

La Guardia Civil localizó varios vehículos sustraídos por este grupo criminal, placas de matrícula y centralitas para la sustracción de vehículos en un solar propiedad del ayuntamiento de una localidad del sur de Madrid y detuvo a M.D.M., J.J.O.A., J.M.M., J.D.M. y R.J.D. en las localidades de Valmojado y Navalcarnero en varios días distintos.

Se esclarecieron así un total de 38 delitos -18 son de robo o hurto de uso de vehículo a motor- de los cuales seis fueron en tentativa, uno de pertenencia a grupo criminal, uno de robo con violencia e intimidación, dos de amenazas graves, cuatro de robo con fuerza en las cosas, diez delitos de daños, uno de falsificación de documento público y uno de hurto.

Los delitos fueron cometidos en tres localidades toledanas: Valmojado, Casarrubios del Monte y Ventas de Retamosa, y en 11 localidades de madrileñas: Humanes, Madrid, Getafe, Fuenlabrada, Navalcarnero, Móstoles, Villaviciosa de Odón, Parla, Alcorcón, Leganés y Valdemoro.

Todos ellos cuentan con numerosos antecedentes delictivos que suman un total de 56 detenciones realizadas por este cuerpo policial por 283 hechos delictivos. Los cinco detenidos fueron puestos a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de Illescas.

Consulta aquí más noticias de Toledo.