"Por fortuna, la rápida intervención de la Policía Municipal y Guardia Civil pudo reducir al agresor evitando daños mayores", ha informado CESM en nota de prensa.

Asimismo, ha exigido a la Administración que en el marco de un Plan General de Riesgos Laborales se negocie "de forma inmediata" y se doten todos los centros sanitarios de "las medidas necesarias", como el botón del pánico, cámaras de seguridad y vigilantes jurados.

"Exigimos herramientas ágiles y prácticas que den una respuesta jurídica inmediata ante las agresiones y que el Sescam se persone en todos los casos de agresiones y que ofrezcan sus servicios jurídicos a los profesionales afectados", ha concluido.