Pedro Sánchez
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, delante de un retrato del fundador del partido, Pablo Iglesias, en el Congreso de los Diputados. JORGE PARÍS

Un apoyo claro a Pedro Sánchez y una petición expresa: que dé un paso al frente para liderar el PSOE. Ésa ha sido la principal conclusión de la macrorreunión que el sector crítico del PSOE ha celebrado este martes en un centro de negocios en Madrid, en la que la mayoría de asistentes han apostado por el exsecretario general como hipotético candidato a dirigir el partido cuando, previsiblemente en enero, la gestora socialista ponga al fin fecha a las primarias y al 39º Congreso federal.

A la reunión, la primera pública y abierta y la que ha contado con más representación hasta la fecha, han asistido 68 cuadros intermedios del partido, entre los que estaban numerosos alcaldes, diputados autonómicos y nacionales, algunos miembros de ejecutivas regionales y algún secretario de Organización. En definitiva, más de medio centenar de cargos orgánicos e institucionales de casi todos los territorios y federaciones (salvo La Rioja, Cantabria, Melilla, Aragón y Canarias), convocados con el objetivo de pulsar el nivel de apoyo a posibles candidatos y despejar dudas tras varias "deserciones" entre algunos de los hasta hace poco colaboradores de Sánchez, como su exnúmero dos César Luena, o la ejecutiva de los socialistas vascos (PSE), que le apoyaron hasta el final.

Consideramos que Pedro Sánchez es el mejor candidato para recuperar la ilusión de la militancia para asumir un proyecto compartido e incluyente "Consideramos que Pedro Sánchez es el mejor candidato para recuperar la ilusión de la militancia para asumir un proyecto compartido e incluyente que ponga en valor el pluralismo existente en el PSOE y reconstruya la unidad", reza el manifiesto lanzado por los asistentes a la cita, a la que no han acudido ni Luena ni Oscar López, senador y hasta hace poco muy cercano a Sánchez. Del PSE, que en una reunión previa manifestó junto con Luena su preferencia por un tercera vía para liderar el partido frente a la opción de la presidenta andaluza, Susana Díaz, solo ha apoyado el manifiesto el diputado Odón Olorza. Éste no estuvo presente por un problema de agenda, pero envió un documento de trabajo.

Sí han estado representadas, por primera vez, las más de 40 plataformas de militantes críticas con la gestora que se han formado por todo el país, ya que al encuentro ha asistido Nieves Hernández, portavoz de la coordinadora nacional de dichas plataformas. Hernández, en su intervención, ha manifestado que más del 99% de los militantes de las mismas les han transmitido que "Pedro Sánchez es quién debe liderar el PSOE".

No había, eso sí, ningún secretario general territorial presente, algo que ha sido interpretado como síntoma de debilidad por parte de algunos de los convocados que no han asistido, que cuestionan la utilidad del encuentro. "Nunca en la historia del PSOE se ha decidido una candidatura en una reunión, por muy numerosa que sea. Si Pedro al final toma la decisión la tomará, pero no porque se diga en una reunión", ha afirmado uno de los secretarios generales ausentes, que pide "mesura" y "serenidad" para tomar este tipo de decisiones.

Los convocantes, en cambio, consideran un error medir la reunión, en la que han intervenido casi todos los asistentes, en función de los secretarios generales. "No es viable porque muchos, aunque estén, no pueden decirlo", señala uno de los dirigentes que ha organizado la cita. "La idea, además, era que no fuese una cosa de la cúpula, de generales reunidos en una mesa de camilla, sino de las bases. La idea era explicarse, escuchar y ser escuchados. Que distintos cargos de distintos territorios, que son quienes han estado visitando las agrupaciones, contasen lo que se cuece en ellas y transmitiesen el sentir de los militantes, y eso es lo que ha pasado. No puede ser que las bases hablen y que luego se las ignore y se junten cuatro líderes en un mesa de camilla en un hotel a decidir por ellos", añade.

Demostración de fuerza

"El que en mejores condiciones está por la firmeza en su actitud, por su inquebrantable posición frente a cualquier intoxicación es Pedro Sánchez", ha expresado José Luis Ábalos, secretario general del PSPV de Valencia, ante los medios tras el encuentro, en el que no ha estado presente el exsecretario general. Ha sido el propio Ábalos quien ha dirigido la reunión, junto a la diputada asturiana Adriana Lastra, con mucho peso en su territorio, y Francisco Toscano, alcalde de la localidad sevillana de Dos Hermanas, uno de los bastiones críticos en Andalucía con Susana Díaz. También han estado presentes los alcaldes de Calasparra (Murcia), José Vélez, y Xirivella (Valencia), Michel Montaner; miembros de la ejecutiva de los socialistas madrileños como Carmen López y Daniel Viondi y el portavoz adjunto en la Asamblea de Madrid, José Manuel Franco; el secretario general de Cáceres ciudad, Vicente Valle, y el secretario de Organización de los navarros, Santos Cerdán, entre otros.

El objetivo era ofrecer una muestra de apoyo a Sánchez y hacer una demostración de fuerza de sus partidarios tras la reunión que hace dos semanas se produjo en la capital a instancia de la secretaria general del PSE, Idoia Mendia, y de su homólogo en la Rioja, César Luena. Ambos pretendían, según algunos de los asistentesa aquella cita, que se tomara una decisión definitiva para descartar al exlíder, a quien consideran "quemado", y apostar por un candidato alternativo frente a Díaz, en caso de que ésta se anime a dar el paso.

A dicho cónclave, al que asistieron ocho personas de gran peso orgánico, no estaban invitados representantes clave del sector crítico en varios territorios, como Ábalos, o cargos de las federaciones de Andalucía, Extremadura o Castilla La-Mancha. Una circunstancia que causó malestar entre buena parte de los presentes, que no secundaron la propuesta.

"El capital de la militancia"

Aparentemente, todos en el sector crítico están en lo mismo, un "frente común por un modelo de partido antagónico a la derecha", más "moderno, democrático, abierto y menos centralista", y que consideran incompatible con el modelo que, a su juicio, representan Susana Díaz o sus afines, afirma un líder territorial. A ese respecto, tanto los partidarios de Sánchez como quienes defienden una tercera vía reconocen que es Sánchez quien tiene el apoyo mayoritario de las bases. Todos le reconocen la "coherencia hasta las últimas consecuencias, por encima del sillón y el cargo". Sin embargo, tienen diferencias de criterio en cuanto a si debe liderar el proyecto.

Si Pedro no da el paso, será necesario su apoyo. Ningún otro candidato podrá ganar a Susana sin su apoyo Vascos, riojanos y varios cargos de otras federaciones creen que no debe aspirar a liderar de nuevo el partido por ser "la cabeza visible del enfrentamiento más radical que ha tenido el partido",  explica un destacado dirigente. En cambio, los partidarios del exlíder consideran que una tercera vía es legítima, pero creen que el "capital" del exsecretario general "ante la militancia es intransferible". "El apoyo de las bases no es un féretro que se pueda pasar de un candidato a otro. Pedro fue el único que dimitió para no abstenerse ante el PP y para no contradecir al partido, y ese plus ante la militancia solo lo tiene él", afirma un dirigente cercano a él.

Otros, a medio camino entre Sánchez y una tercera vía, expresan sus dudas, pero admiten la "falta de tiempo para construir un líder nuevo en tres meses", tiempo calculado para la celebración de las primarias en caso de que, como parece, vaya a haber más de un candidato a dirigir el PSOE cuando se convoque el congreso, que ya lleva casi un año de retraso. Le gestora anunció que el 14 de enero se celebrará un Comité Federal que probablemente anuncie el calendario, con posibles primarias en primavera y congreso antes del verano. De momento ni Díaz, ni Sánchez ni ningún otro posible aspirante han aclarado si serán oficialmente candidatos. Tampoco se sabe si los 18.000 militantes del PSC, que apoyó a Pedro hasta su dimisón el 1 de octubre y votó 'no' a Mariano Rajoy, podrán votar finalmente en las primarias, como hasta ahora, ya que el vínculo entre ambos partidos está siendo revisado a raíz de la ruptura de la disciplina de voto por parte de los socialistas catalanes.

Pero hay una cosa en la que coinciden todos en el sector crítico: "Si Pedro no da el paso, será necesario su apoyo. Ningún otro candidato podrá ganar a Susana sin su apoyo", advierte un líder crítico. "La cuestión fundamental es saber si él se va a presentar o no, Y para eso primero hay que saber dos cosas: si hay agua en la piscina, como parece, y conocer las reglas del juego".