Edificio municipal de Economía y Hacienda
Sede municipal del área de Economía y Hacienda, en la calle Alcalá 45. JORGE PARÍS

El Ayuntamiento de Madrid ha gastado entre 2011 y 2015 unos 52 millones de euros de media en alquilar edificios y oficinas para albergar sedes municipales. Reducir notablemente esta cantidad fue uno de los objetivos prioritarios que se marcó el actual Gobierno municipal (Ahora Madrid) a su llegada al Palacio de Cibeles en junio de 2015. Por ello, la administración que encabeza Manuela Carmena ha diseñado un plan para reducir los arrendamientos municipales.

Esta hoja de ruta contempla que en 2019, cuando finaliza la presente legislatura municipal, el Consistorio capitalino habrá reducido su gasto en alquileres en un 81% al pasar de los 27,3 millones de euros que ha abonado en 2016 a tan solo 5,2. Una de las acciones con las que el Ejecutivo local pretender alcanzar esta meta es comprando edificios donde puedan instalarse los empleados públicos. Precisamente, el Gobierno local ha desembosará 104 millones de euros para recuperar en propiedad el edificio de la calle Alcalá, 45, sede del Área de Economía y Hacienda, cuyo alquiler costaba hasta ahora más de 18.000 euros diarios.

El Ayuntamiento de Madrid gastará 20,6 millones de euros en arrendamientos en 2017 Con esta operación, el Ayuntamiento gastará 20,6 millones de euros en arrendamientos en 2017 frente a los 27,3 que ha pagado en 2016. "Estas acciones van encaminadas, además de al ahorro en alquileres, a repatrimonializar el Ayuntamiento de Madrid", explica un portavoz del Área de Eonomía y Hacienda, que recuerda que ese edificio lo vendió el Consistorio en 2004 con Alberto Ruiz-Gallardón (PP) como regidor "por un precio inferior al de mercado, para acto seguido pasar a alquilarlo por un precio superior".

En concreto, el Ayuntamiento se deshizo del inmueble de Alcalá, 45 a cambio de 99,7 millones de euros y cerró en la misma un contrato de alquiler con el comprador por el que la administración local pagaría por 91,3 millones por su arrendamiento hasta 2019, a razón de 6,6 millones anuales. Estas cifras indican que el Consistorio pagó 28,37 euros por metro cuadrado cuando el precio medio de mercado en esa zona ronda los 16,6 euros/m2, un 70% más.

Racionalización del espacio

La adquisición de edificios se complementará con la no renovación de algunos alquileres para llevar a cabo el aprovechamiento de los actuales recursos públicos. "El Ayuntamiento pretende hacer un uso más racional del espacio con el que cuenta", señalan desde Economía. Como ejemplo de racionalización ponen fuentes municipales la reforma del despacho de la alcadesa, que contaba con vestidor, varios sofás y una ducha, entre otros. Este espacio lo ordenó hacer Gallardón cuando era alcalde y costó 24 millones de euros, según El Confidencial. "Ahora trabajan allí unas 40 personas", destacan las mismas fuentes.

En esta línea de utilización de los recursos propios, el Consistorio ya ha anunciado el comienzo este año de las obras de reforma en el Mercado de Frutas y Verduras de Legazpi, que llevaba más de 30 años cerrado. Allí se traladarán en 2019 hasta 1.900 trabajadores municipales. El ahorro previsto con esta medida oscilará entre los 12,5 y los 15 millones de euros al año.

32 contratos en vigor

En la actualidad, el Ayuntamiento de la capital tiene un total de 32 contratos de arrendamiento en vigor. El de mayor cuantía es el alquiler de un edificio y 140 plazas de garaje en la calle Bustamante, 16. Por ese inmueble, en el que se encuentra la Dirección General de Recursos Humanos y la Agencia de Gestión de Licencias de Actividades, entre otros, el Consistorio abona anualmente 8,2 millones de euros. El contrato está vigente hasta 2020. 

Consulta aquí más noticias de Madrid.