Fachada del Tribunal Supremo
Imagen de archivo de la fachada del Tribunal Supremo. EUROPA PRESS

El Tribunal Supremo ha confirmado la condena de doce años de cárcel impuesta por la Audiencia de Sevilla contra un militar de 32 años destinado a la Base Naval de Rota (Cádiz) por tres delitos continuados de abusos sexuales cometidos contra tres sobrinas suyas cuando las niñas tenían entre 7 y 8 años.

Los abusos los cometió entre los años 2006 y 2015 aprovechando los encuentros familiares en los que coincidía con sus sobrinas menores de edad, según la sentencia, dictada por la sección primera de la Audiencia de Sevilla y facilitada por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía.

En la sentencia no se precisa la identidad del condenado, que está en prisión desde el 18 de mayo del 2015, aunque fuentes judiciales han dicho que se trata de un militar destinado en un buque con base en Rota.

Los abusos se cometieron en Sevilla, en la casa en la que el condenado convivía con su mujer e hijos y también en excursiones que realizaba con su coche "con el pretexto de enseñarles a conducir".

Las menores no habían contado antes estos episodios por temor a no ser creída

Las víctimas, que ahora tienen entre 11 y 18 años, denunciaron lo ocurrido en mayo de 2015 tras el daño que el condenado le hizo a la tercera niña familiar de la que abusaba.

Esta menor contó lo ocurrido a una de sus primas que también había sido víctima de los abusos, y ambas lo comunicaron a otros familiares, a los que dijeron que no habían contado antes estos episodios por temor a no ser creídas y a que su tío les pudiera hacer algo.

Otra de las menores expresó sus sentimientos de culpa por no haber dicho nada antes y porque creía que podría haber evitado los abusos a otras niñas, señala la sentencia, que obliga al condenado, tras salir de la cárcel, a no acercarse a las víctimas a menos de 500 metros y durante otros cinco.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.