La empresa Astilleros Españoles pasó a denominarse Izar Construcciones Navales y en 2006 fue comprada por Construcciones Navales del Norte SL. El órgano judicial ha condenado a estas sociedades a pagar, en concepto de daños y perjuicios a la viuda e hijos del trabajador fallecido, José Ángel G., la cantidad de 323.427,44 euros.

Según ha informado ASVIAMIE, Asociación vasca de víctimas del amianto,

este producto cancerígeno estaba presente en las tuberías de calorifugado y mamparas de los barcos que manipulaba el empleado que tenía "total desconocimiento del riesgo" y trabajaba "sin protección respiratoria".

Además, ha destacado que, durante el juicio, la empresa no pudo acreditar el cumplimiento de las medidas preventivas que la legislación requería, al no existir mediciones ambientales de amianto en el puesto de trabajo, como requería la legislación vigente desde los años 1940.

A José Ángel G., le diagnosticaron un mesotelioma en septiembre de 2014 y en febrero de 2015 se le declaró la Incapacidad Permanente Absoluta derivada de enfermedad profesional. La sentencia estima íntegramente la demanda presentada por la familia del trabajador fallecido.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.