Asamblea ordinaria de Cierval
Asamblea ordinaria de Cierval EUROPA PRESS

El presidente de la Confederación de Organizaciones Empresariales de la Comunidad Valenciana (Cierval), José Vicente González, ha pedido este miércoles a las confederaciones provinciales colaboración para trabajar en un plan de viabilidad que saque a la patronal autonómica del preconcurso de acreedores. "Si no conseguimos salir reforzados todo de esta situación, será malo, muy malo para todos y, para algunos, letal", ha advertido.

Así lo ha indicado González este miércoles en la Asamblea General Ordinaria de Cierval, que ha aprobado por unanimidad la liquidación del presupuesto de 2015 y el presupuesto del 2016. A la jornada, no ha asistido el presidente de la patronal Alicantina (Coepa),

Francisco Gómez, pero sí lo ha hecho su secretario general, José Ramón Lillo y su tesorero, Antonio Galvañ, entre otros. Por parte de la CEC, han asistido el presidente de la gestora, Néstor Pascual; el secretario general y otros seis representantes, mientras que en representación de la CEV, han estado unos 58 miembros, entre los que se encontraba su presidente, Salvador Navarro.

En su intervención, González ha apelado a la "necesaria" existencia de una patronal autonómica como es Cierval, por lo que ha abogado por abordar su reforma "a fondo". "No nos podemos permitir en la Comunitat Valenciana que después de caer nuestras instituciones bancarias y Canal 9 ahora también caiga nuestra patronal autonómica", ha remarcado.

Tras recordar que hace más de cuatro años ya propuso a las tres confederaciones provinciales acometer un plan para "eliminar duplicidades y costes innecesarios" que "no fue posible por falta de voluntad y por la resistencia de las estructuras técnicas", ha insistido que ahora hay que abordar esa reforma.

"Quizás si lo hubiéramos hecho entonces no nos veríamos ahora en la situación en la que estamos, pero no es cuestión de llorar sobre lo que pudo haber sido y no fue, sino de buscar y acordar soluciones de futuro", ha asegurado González para insistir en que aunque el preconcurso de acreedores "no es una situación agradable", es "una oportunidad" que tienen que afrontar "con energía, esperanza, sentido común, generosidad y solidaridad". "Si no conseguimos salir reforzados todos de esta situación, será malo, muy malo para todos y, para algunos, letal porque las deudas seguirán ahí y los acreedores querrán cobrar y lo harán de donde puedan", ha advertido.

Por ello, ha instado a las provinciales a ponerse "de acuerdo todos" en un plan que "posibilite la viabilidad de las cuatro organizaciones". "Se pueden hacer muchas declaraciones grandilocuentes sobre la independencia de las organizaciones empresariales, cosa que comparto, pero la realidad es que en estos momentos dos de ellas no están en posición de pagar sus cuotas", ha subrayado el presidente de la patronal autonómica.

"GENEROSIDAD Y SOLIDARIDAD" DE LA CEV

Ha destacado que el plan que Cierval ha puesto encima de la mesa pasa necesariamente por una reforma de los estatutos y abre la puerta a que organizaciones y empresas "puedan entrar directamente en la organización autonómica para, con sus aportaciones económicas, garantizar la viabilidad". En este sentido, ha agradecido "la colaboración" de la CEV en su concreción "aportando ideas, sugerencias, alternativas con un alto espíritu de solidaridad y generosidad".

Concretamente, el documento propone que la mayor parte de la estructura técnica se situaría en Cierval; que la representación de asuntos puramente provinciales quede en manos de las Confederaciones Provinciales, que dispondrían de un reducido número de técnicos para desarrollar su trabajo y que las sectoriales, empresas, territoriales podrán solicitar su entrada directamente en Cierval. "Es un principio básico de libertad de mercado, que es lo que defendemos los empresarios. No podemos a estas alturas defender proteccionismos trasnochados", ha defendido.

Asimismo, el plan contempla que el reparto de vocales en la asamblea sea del 10% para cada provincial fundadora, exenta de pago de cuotas, el 40% para sectoriales y un 30%, como máximo, para empresas sea cual fuere su aportación económica. También que los presidentes de las provinciales sean vicepresidentes natos de Cierval y que sean la máxima representación en la patronal ante las administraciones e instituciones provinciales, lo que equivaldría a ser "presidente de Cierval en cada provincia".

"SE NECESITAN VOCES, NO ECOS"

Sin embargo, ha remarcado que esta iniciativa "se puede modificar, matizar, se puede añadir y quitar cosas". "Cualquiera de las tres organizaciones puede también proponer otro plan, pero un plan concreto, desarrollado y viable: no generalidades no viables económicamente", ha subrayado para remarcar que "se necesitan voces, no ecos" y que está abierto a "todo" pero "a hablar del sol y las estrellitas no".

"Tenemos que dedicarnos con energía, dedicación y ganas de llegar a un acuerdo viable porque hay una oportunidad para arreglar este desaguisado y tenemos la obligación de hacerlo", ha afirmado González para preguntarse que en caso de no hacerlo "¿Cómo quedaríamos los empresarios de esta comunidad?, ¿Qué ejemplo estaríamos dando? ¿Y si cae Cierval, que pasaría después?".

Por otro lado y a preguntas de los medios de comunicación sobre si cree que va a ser posible llegar a un acuerdo, ha señalado que hay que "buscarlo" y que va a poner todo su "esfuerzo" en ello. "Haré todo lo que pueda", ha manifestado.

A su juicio, se trata de una cuestión de arrimar el hombro entre todos los empresarios porque, aunque ha valorado que la Generalitat quiere colaborar, ha aseverado: "Nuestros problemas los tenemos que resolver nosotros". "No podemos escurrir el bulto y que otros resuelvan nuestros problemas. Esto es un problema de los empresarios y no de la Generalitat", ha zanjado.

Consulta aquí más noticias de Valencia.