La Policía Nacional investiga un "falso secuestro virtual" en el que un hombre y una mujer, llamando desde un número desconocido,

intentaron engañar a un matrimonio mayor de Palma, asegurando que tenían a su hija secuestrada y exigiéndoles 5.000 euros para no hacerle daño.

Tras reclamarles el dinero, una voz de mujer llorando y gritando fingió ser una niña secuestrada, según informa la jefatura superior de Policía de Baleares.

El grupo de atracos ha analizado alrededor de unas quince denuncias similares a la actual, realizadas en Palma durante el presente año.

¿CÓMO COMIENZA UN SECUESTRO VIRTUAL?

La Policía detalla que un secuestro virtual comienza con las llamadas que proceden de un número oculto o de prefijo 0056. La gran mayoría de las veces llaman a números fijos, aunque algunas veces pueden llamar a móviles.

Así, pueden decir directamente frases como "tenemos a su hijo/hija secuestrado" o bien simplemente "lo tenemos secuestrado" y, en ocasiones, se pone un hombre o una mujer llorando diciendo que lo tienen secuestrado (haciéndose pasar por la presunta víctima).

Ante estas llamadas pueden pasar varias cosas: Que persona se lo crea e incluso diga sin darse cuenta el nombre del familiar que piensa que está secuestrado por ejemplo "¿Paco estás bien?.

Este nombre será utilizado por los secuestradores durante el transcurso de la llamada para darle credibilidad a la misma; que la persona no tenga hijos o los tenga en casa y cuelgue la llamada o que la persona ya tenga conocimiento de este tipo de delito y se ponga inmediatamente en contacto con el familiar que piensa que puede estar secuestrado.

En el caso de que la persona se crea la llamada, le dirán que deje descolgado el teléfono fijo y proporcione su número de móvil.

El siguiente paso es mantener a la persona "colgada" al teléfono mientras le dan indicaciones de donde tiene que hacer el ingreso y a quien. En muchos casos los delincuentes están mirando internet para ver en directo el recorrido que está haciendo la víctima y donde hay locutorios para hacer el ingreso.

¿QUÉ DEBEMOS HACER?

La Policía recomienda que lo primero que tenemos que hacer ante este tipo de situaciones es "colgar la llamada, porque eso nos da tiempo para pensar".

El secreto de estos secuestros es tener a la persona enganchada el teléfono, no la dejan colgar para que en primer lugar no pueda pensar y para que no pueda ser localizada. De ese modo la víctima se encuentra bloqueada mentalmente y "enganchada" a los presuntos secuestradores que utilizan la manipulación para que la persona siga en todo momento sus indicaciones.

Ya con tranquilidad, el siguiente paso es ponerse en contacto con el familiar en cuestión y si no se localiza llamar al 091 porque le seguirán llamando.

Y por último, poner la denuncia, reflejando en la misma, -si se dispone del dato-, el número de teléfono desde el cual se nos ha llamado.

La Policía insiste en que lo que nunca debemos hacer es dar datos personales.