Según la información del CAE 112-Galicia, el combustible vertido proviene del depósito subterráneo de un colegio situado en el paseo marítimo de la localidad, en la calle Maruxa Mallo.

Los servicios de emergencias creen que una tubería de este depósito se rompió y filtró combustible por la tierra hasta llegar a un manantial. Los primeros restos de combustible en la zona se detectaron ya durante el fin de semana.

El vertido perjudica particularmente a la Playa de Quenxe y, aunque la mayor parte de la mancha está en la arena, afecta también al mar. En la zona se han instalado barreras y dispositivos absorbentes para frenar la contaminación de este vertido, que está concentrada en una extensión de 2.000 metros cuadrados.

Además de los efectivos que están interviniendo por tierra, en la zona permanecen a esta hora dos embarcaciones de Salvamento Marítimo, el buque Irmáns García Nodal y la auxiliar Don Inda.

El Plan Camgal permite una respuesta más ágil y coordinada ante un episodio de contaminación como este. Como medida preventiva, la zona ha quedado cerrada al marisqueo, aunque los bancos no se han visto dañados.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.