Frauke Petry
Frauke Petry, líder del partido ultraderechista y xenófobo AfD. GTRES

La derecha radical de Alternativa para Alemania (AfD) ha convocado hoy una protesta ante la sede de la Cancillería para exigir el fin de la política de asilo de Angela Merkel. La propuesta se produce tras el atentado del lunes en Berlín, que ha dejado ya doce muertos y medio centenar de heridos.

El vicepresidente de la AfD, Alexander Gauland, y el líder regional en el "Land" de Turingia, Björn Höcke, ambos representantes del ala más dura de la formación, han llamado a manifestarse a última hora de esta tarde ante la sede gubernamental bajo la consigna de "Basta ya".

"Las víctimas del cobarde atentado se merecen un homenaje digno", apunta Höcke a través de su cuenta en Facebook. Mientras tanto, prosiguen las investigaciones en torno al ataque, producido al irrumpir un camión de alto tonelaje en un mercadillo navideño del centro de Berlín. El líder regional sostiene que ha llegado el momento de "plantar cara" a la política de asilo de Merkel.

La presidenta de AfD, Frauke Petry, afirmó ayer que el atentado del lunes contra el mercadillo navideño de Berlín demostró que Alemania "ya no es segura" y exigió a Merkel reimplantar los controles de las fronteras.

El mismo día del atentado, el líder de AfD en el "Land" de Renania del Norte-Westfalia, Marcus Pretzell, había hecho referencia a través de Twitter a las víctimas mortales del ataque como los "muertos de Merkel".

A las protestas de AfD se suman las nuevas críticas lanzadas desde la Unión Socialcristiana de Baviera (CSU), partido hermanado de la Unión Cristianodemócrata (CDU) que lidera Merkel, contra la acogida de refugiados en Alemania. Su líder, Horst Seehofer, quien lleva meses exigiendo de la canciller la imposición de un límite a la llegada de refugiados, insistió ayer en esta reclamación y apuntó que, de no acceder a ello, su partido está dispuesto a pasar a la oposición.

La CDU y la CSU han mantenido durante décadas la práctica de consensuar sus candidatos a la Cancillería y de no competir entre sí en comicios, sean regionales o generales. La CSU es además la formación hegemónica por excelencia de Baviera, el "Land" más tradicionalista y conservador de Alemania, por el que ingresaron en el país la mayoría de los 1,2 millones de refugiados que han llegado desde principios de 2015.