Así lo ha anunciado el presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, en el Pleno del Parlamento en respuesta a una pregunta del diputado José Miguel Ruano, del Grupo Nacionalista Canario, y de la diputada Dolores Corujo, del Partido Socialista.

Fernando Clavijo dijo que la posición de Canarias respecto a la propuesta del Ministerio es contraria, y advirtió que cualquier tipo de recorte que se le haga a los canarios "va a tener en frente al Ejecutivo autonómico".

El presidente explicó que en los encuentros que han mantenido con técnicos del Ministerio de Fomento se ha conseguido que esta medida no se aplique a partir del 1 de enero, tal y como estaba previsto, sino que va a haber un periodo de tres meses para analizar y ver cómo se aplica una propuesta que afecta a Canarias y Baleares.

En cualquier caso, Clavijo ha señalado que "si hay algún presunto fraude, que se persiga al que está haciendo de forma fraudulenta un descuento, pero no se castigue al resto de los ciudadanos como ya pasó con el certificado de residencia".