El ministro alemán del Interior, Thomas de Maizière, ha informado este miércoles que se ha emitido una orden de detención a nivel europeo contra "un nuevo sospechoso" relacionado con el atentado de Berlín del lunes, en el que murieron doce personas. El hombre se hace llamar Anis Amri y es tunecino, aunque usa otros cinco alias y dos nacionalidades diferentes y las autoridades han ofrecido hasta 100.000 euros de recompensa por información que lleve a su detención.

Al término de una reunión extraordinaria de la comisión de Interior del Bundestag, De Maizière subrayó que esta persona, de la que no aportó identidad, "es un sospechoso, pero no obligatoriamente el autor" del atropello múltiple con un camión en un mercadillo navideño de la capital alemana.

Durante la noche de este miércoles, un comando del cuerpo especial de la Policía alemana (SEK) ha registrado, sin éxito, dos viviendas de Berlín en busca del tunecino, ha informado el diario Die Welt.

De acuerdo con esa fuente, una de las operaciones tuvo lugar sobre las 19.00 GMT en un piso del multiétnico barrio de Kreuzberg, donde se redujo a un hombre, aunque no se trata del tunecino al que se busca por el atentado. El sospechoso se ha convertido en la persona más buscada en Alemania.

Poco después de la comparecencia del ministro, el responsable de Interior del estado de Renania del Norte-Westfalia, Ralf Jäger, ha dicho en un encuentro diferente que el joven tunecino estaba siendo investigado por su presunta implicación en un delito grave contra la seguridad del Estado y a la espera de ser expulsado.

Jäger también advirtió de que no se sabe si el sospechoso está implicado en el atentado, pero confirmó que en la cabina del camión se encontró documentación suya.

Asilo denegado

Su petición de asilo había sido rechazada el pasado julio, pero no había podido ser expulsado del país porque carecía de la documentación necesaria, unos papeles que llegaron precisamente este miércoles desde Túnez.

Según Jäger, Túnez negó durante cierto tiempo que se tratara de un ciudadano suyo y no facilitaba su documentación, que no ha llegado a Alemania hasta dos días después del atentado.

La Oficina de Investigación Criminal (LKA) de Renania del Norte-Westfalia había iniciado una investigación sobre el joven que ahora llevaba la Fiscalía Federal de Berlín, donde residía el sospechoso desde febrero.

El centro de coordinación antiterrorista, con el que comparten información las diferentes administraciones regionales, cuerpos policiales y los servicios secretos, había intercambiado datos con Renania del Norte-Westfalia sobre su caso el pasado noviembre.

Jäger explicó asimismo que el tunecino entró en Alemania a través del estado de Baden-Württemberg -una ruta menos frecuentada que las de Baviera- entre junio y julio de 2015 y que desde entonces había demostrado una "alta movilidad", aunque residió eminentemente en Berlín, así como que tenía contactos con ambientes islamistas de Alemania.

Seis alias

La orden de búsqueda advierte de que este sospechoso está armado y es peligroso. En la orden se indica que usa hasta seis nombres y tres nacionalidades diferentes: tunecina, libanesa y egipcia. Se hace llamar Anis Amri, aunque usa diferentes variaciones de se nombre. Tiene alrededor de 24 aos de edad, cabello negro y ojos color marrón.

La Fiscalía Federal alemana pidió la colaboración de los ciudadanos para detenerlo y ofreció una recompensa de hasta 100.000 euros.

"Si ven a la persona buscada, avisen a la policía. No se pongan en peligro, ya que puede ser peligroso y estar armado", subrayó la Fiscalía en un comunicado.

La policía tunecina ha precisado que su nombre es Anís Ben Amri y que vivió en Oueslatía, en la provincia de Qairaouán, en el centro del país, según dijeron fuentes policiales citadas por el periódico electrónico Kapitalis.

Amri, nacido el 22 de diciembre de 1992, estuvo en contacto con un grupo desarticulado del Estado Islámico (EI) en Alemania  que reclutaba a gente para enviarlos a la yihad en Siria o Irak.

Estuvo bajo vigilancia

La agencia Associated Press ha revelado que la Fiscalía ha admitido que Amri estuvo bajo vigilancia por terrorismo, pero que la investigación fue cerrada en septiembre sin resultados.

La investigación comenzó el 14 de marzo pasado tras un aviso de las agencias federales de seguridad, que sospechaban que estuviera preparando una compra de armas para ser usadas en un ataque.

La investigación descubrió que Amri estaba implicado en un caso de tráfico de drogas en Berlín y en una pelea en un bar, pero en nada de armas. La vigilancia cesó en septiembre.

De acuerdo con el diario Allgemeinen Zeitung de Mainz, los investigadores encontraron en el suelo de la cabina del camión este permiso de residencia temporal. El documento de 'tolerancia', como se conoce a este permiso en Alemania y que se entrega a aquellos cuya expulsión se ha suspendido, fue expedido en Kreis Kleve, en Renania del Norte-Westfalia.

La cadena regional rbb publicó asimismo que los investigadores han hallado restos de ADN en la cabina del camión que indican que se produjo una pelea entre el atacante y el conductor, un polaco que resultó muerto en el ataque.  Fuentes de la investigación citadas por estos medios le atribuyen contactos con la red de un islamista detenido recientemente en Alemania, Abu Walaa.

De forma paralela, las fuerzas de seguridad alemanas detuvieron este miércoles a varias personas en relación al ataque que reivindicó Estado Islámico, aunque la policía no cree que ninguna sea el atacante, informó el "Allgemeine Zeitung" y la radio pública de Hesse.

Por su parte, la radio pública regional de Baviera informó, de forma coincidente, de que las fuerzas de seguridad están indagando en "círculos salafistas" del oeste de Alemania, donde se encuentra situado el estado federado de Renania del Norte-Westfalia.