Bañeres, acompañada de los concejales de la formación naranja Vicente Marañón y Jesús Ortego, ha explicado que agotarán la vía del diálogo con Lacalle antes de avanzar en la moción, si bien ha remarcado que afronta este periodo "sin esperanza" de que el alcalde cumpla el decálogo de propuestas que le presentará su partido.

En este sentido, ha explicado que la Ejecutiva Regional de Ciudadanos trasladará a Javier Lacalle un decálogo de medidas que debe cumplir antes del 28 de febrero para evitar que la formación plantee de nuevo la posibilidad de presentar una moción de censura, al considerar "una medida drástica" hacerlo sin agotar la vía del diálogo.

"No es un acuerdo ni una negociación, no se habla de entrar en el equipo de Gobierno ni en la Junta de Gobierno local", ha remarcado Bañeres, antes de señalar que, si bien la formación no hará públicas por el momento las medidas planteadas, "todas las peticiones son para el bien de la ciudad".

Ante este nuevo escenario, la portavoz municipal de Ciudadanos ha señalado que afronta el nuevo periodo "sin esperanza" de que el alcalde vaya a cumplir con las propuestas, a la vez que ha recalcado que todas ellas son "factibles", aunque ha reconocido lo ajustado de los plazos marcados.

En cualquier caso, Gloria Bañeres ha insistido en que "la ciudad tiene una capa de caspa horrorosa que algún día habrá que quitar" y, ante la nueva coyuntura, ha adelantado que valorará en un futuro su continuidad en el cargo, "dependiendo de si los esfuerzos realizados han merecido la pena".

Finalmente, la portavoz local de la formación naranja ha insistido en que acatan las órdenes de su Ejecutiva Nacional pese a entender que la vía planteada "ya estaba agotada", máxime si se tiene en cuenta que no se ha cumplido el resto de acuerdos planteados por la agrupación, y ha avanzado que, por ese mismo motivo, su grupo municipal rechazará el proyecto presupuestario municipal de 2017.

Consulta aquí más noticias de Burgos.