Dólares, yenes y euros
Dólares, yenes y euros Financialred

El juzgado de lo Mercantil número 4 de Madrid ha admitido a trámite la demanda colectiva interpuesta por la asociación Asufin contra las hipotecas multidivisa de Bankinter, a la que además del cese de estas cláusulas reclama la devolución de las cantidades indebidamente pagadas por los clientes.

En una rueda de prensa celebrada, la abogada María José Lunas ha explicado que Bankinter "engañó" a quienes suscribieron estas condiciones entre 2005 y 2008, ya que "ofrecía datos diversos a los que manejaba", una versión que rechaza la entidad al estimar que el contrato era claro.

Lunas ha asegurado que el banco dio una información "sesgada" a sus clientes, entre ellos los 1.700 afectados asociados de Asufin, quienes desconocían no sólo el producto, calificado de complejo al tratarse de un derivado financiero, sino también las expectativas del mercado.

Este vicio en el consentimiento habría inducido a error a los clientes, quienes "se confiaron" y creyeron que el tipo de cambio sólo podía afectar a la cuota y no al capital que debían. "Gente que llevaba diez años pagando una hipoteca de 300.000 euros ahora debe 350.000 euros, con unas cuotas mucho mayores", ha aseverado la letrada.

También ha señalado un "claro conflicto de intereses" ya que Bankinter ofreció estas condiciones, por lo general a perfiles con sueldos fijos, en un momento de exceso de divisa y con el fin de que el peso de la caída fuese a parar al consumidor. Sin embargo, fuentes de la entidad han negado a Efe el supuesto engaño achacado por los demandantes, al ser un producto vendido a petición de los clientes, a los que se ofrecía unas "condiciones claras indicadas en la parte superior del contrato que incluso eran leídas por un notario".

Por ello, entienden que Bankinter proporcionó información suficiente en la comercialización de lo que consideran no un derivado financiero sino un préstamo hipotecario denominado en otra divisa, como acreditó el Tribunal de Justicia de la Unión Europea en diciembre de 2015.

En su intervención, la presidenta de Asufin, Patricia Suárez, ha tildado las hipotecas multidivisa de "problema real" de una sociedad que, a diferencia de los consumidores de otros productos bancarios como las preferentes, "no demanda tanto".

Según sus estimaciones, sólo el 2% de los afectados han reclamado, y aunque se ha mostrado optimista ya que los argumentos de la demanda "son viables", ha avisado de que va a ser una "larga batalla" en la que agotarán todas las vías, incluso el Tribunal Supremo.

Al margen de la de Bankinter, la asociación también ha registrado una demanda contra el Popular, que comercializó las multidivisas especialmente entre el personal aéreo, y ha anunciado que en las próximas semanas interpondrá acciones legales contra Barclays.

En julio de 2015, el Supremo dictó que estas hipotecas "fueron vendidas mediante estrategias comerciales engañosas y sin la mínima información", y obligó a las entidades a cumplir los deberes exigidos por la ley al ser un derivado financiero.

Un argumento que ahora los expertos califican de importante, pues si bien el valor de los inmuebles en España ha sufrido una fuerte depreciación, el yen japonés y el franco suizo, divisas más empleadas en estas hipotecas se han apreciado.