Mariano Rajoy y Carles Puigdemont
Imagen de archivo del último encuentro que mantuvieron Mariano Rajoy y Carles Puigdemont en la Moncloa. EUROPA PRESS

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, llamó la semana pasada al de la Generalitat, Carles Puigdemont, pero no hubo una invitación expresa para asistir a la Conferencia de Presidentes convocada para el 17 de enero en el Senado.

Fuentes del Gobierno han informado de esa charla de Rajoy, aunque no ofrecieron ningún detalle de la misma e insistieron en la trascendencia de mantener el diálogo. Se habla más de lo que se dice"

En ese sentido, han recalcado que "se habla más de lo que se dice" en todas las negociaciones con otros partidos o administraciones y se han mostrado convencidas de que se está entrando en una etapa de diálogo en la que se va a hablar más y va a haber menos espectáculo.

La conversación con Puigdemont se desarrolló con normalidad y, según estas fuentes, no hubo una petición expresa de Rajoy a Puigdemont para que acuda a la Conferencia de Presidentes prevista el próximo 17 de enero en el Senado.

No obstante, aseguran que al presidente del Gobierno le gustaría que Puigdemont estuviera presente en ella porque se trata de un foro propicio para el diálogo.

Puigdemont ha reiterado durante las últimas semanas su negativa a acudir a la Conferencia de Presidentes para abordar una mejora del sistema de financiación, y la necesidad de establecer una relación de bilateralidad con el Gobierno.

Precisamente, la consellera de Presidencia, Neus Munté, avanzó que no irá este miércoles a la reunión preparatoria de esta conferencia con la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.

Para Munté, no se dan las circunstancias que justifique la presencia del Govern en esta Conferencia de Presidentes: "Nada ha cambiado en los últimos días y semanas".

En Cataluña hay un problema

Las fuentes han subrayado que el Gobierno, con Rajoy a la cabeza, reconoce que en Cataluña hay un problema y va a intentar avanzar en su resolución con muestras de diálogo como las de la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría.

Pero dejando clara la posición del Gobierno y advirtiendo de que lo que no se puede hacer en un dialogo es pedir al otro interlocutor algo que no puede dar.
En ese sentido, insisten en que no se puede liquidar la soberanía nacional y es el pueblo español el único que puede decidir sobre ella.

Algo que subrayan que es diferente a lo sucedido en Escocia porque en este caso la capacidad de decisión en torno a la soberanía no reside en el pueblo, sino en el Parlamento. El Gobierno recalca que la soberanía nacional no se va a liquidar

El Gobierno recalca que, tal y como ha venido asegurando Rajoy en diferentes ocasiones, mientras él sea presidente del Gobierno, la soberanía nacional no se va a liquidar.

Y han ido más allá al considerar que nadie, con independencia del partido al que pertenezca, va a ser presidente del Gobierno de España para liquidar el país. De la situación actual creen que se sale hablando y por eso hacen hincapié en que hay que comprobar la voluntad de diálogo de cada uno.

Respecto a la posibilidad de que siga prosperando la iniciativa debatida en el Congreso a propuesta del PNV para revertir la capacidad del Tribunal Constitucional de suspender a cargos públicos, el Gobierno considera que intentos de derogación como este no son positivos. Por ello, confía en que se imponga el sentido común y se mantenga la capacidad del Tribunal Constitucional al respecto.

Junqueras ha hablado con Sáenz de Santamaría

El vicepresidente catalán y conseller de Economía y Hacienda, Oriol Junqueras, ha asegurado este miércoles que mantiene contactos con la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, aunque aún no hay fecha concreta para una reunión entre ambos, que podría producirse en enero del próximo año.

En noviembre Junqueras envío una carta a Sáenz de Santamaría para mantener "diálogo fluido"El pasado mes de noviembre, Junqueras envió una carta a la vicepresidenta y ministra de Administraciones Territoriales invitándola a mantener un "diálogo fluido" con el fin de explorar acuerdos no ligados al proceso soberanista ni al referéndum sobre la independencia.

Aunque esta reunión aún se ha producido, Junqueras ha explicado este miércoles en una entrevista en Catalunya Ràdio que ha habido "algunos contactos" entre ambos vicepresidentes y que "hace unos cuantos días" hablaron por teléfono "de cosas muy genéricas", lo que demuestra que la relación entre ambos es fluida.

Junqueras ha revelado, por ejemplo, que un día que estaba en el Parlament recibió una llamada de Sáenz de Santamaría, que le preguntó por el estado de salud del diputado de ERC en el Congreso Joan Tardà, después de tener conocimiento de que estaba hospitalizado.

Junqueras le explicó que le habían realizado una operación de cadera que ya estaba prevista y que por eso tuvo que llevar muletas para poder caminar. Al ser preguntado por el hecho de que Soraya Sáenz de Santamaría telefoneara a Junqueras y no al portavoz adjunto de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, para interesarse por la salud de Tardà, el vicepresidente catalán ha respondido: "Se impuso el criterio institucional".

Oriol Junqueras ha confirmado que aún no hay fecha prevista para esta reunión pendiente con la vicepresidenta, aunque ha señalado que ésta tendrá lugar previsiblemente en enero, ya que este mes de diciembre, por la intensidad de las agendas de ambos gobiernos, "seguro que no se producirá"

Consulta aquí más noticias de Barcelona.