Italia reabre el caso de la eutanasia con una mujer que lleva media vida en coma

  • Eluana Englaro, de 33 años, lleva en coma irreversible 15 años.
  • El padre de la joven considera el caso de su hija un ensañamiento terapéutico.
Eluana Engralo/AP
Eluana Engralo/AP
ASSOCIATED PRESS

El Tribunal Supremoitaliano decidió el martes que se tiene que repetir el proceso que negó poder suprimir la alimentación asistida que mantiene con vida a Eluana Englaro, de 33 años, y en coma irreversible desde hace 15, tal y como pide su padre.

Este tribunal aceptó el recurso del Beppino Englaro, que hace más de diez años que comenzó una batalla legal en la que pide que se deje morir su hija, ante lo que considera un ensañamiento terapéutico.

Desconectad las máquinas, dejad morir a mi hija, tened un poco de dignidad

De esta manera, el Tribunal de Apelación de Milán, aunque una diferente sección a la que ya negó esta posibilidad, volverá a estudiar la petición del padre de Eluana.

En la sentencia, el Supremo ha establecido que la interrupción de la alimentación se puede autorizar sólo en presencia de dos circunstancias: "que se pruebe que se trata de un estado vegetativo irreversible y que se compruebe que Eluana, en el caso de poder elegir, habría preferido no continuar el tratamiento".

El Supremo reitera que si una de las dos circunstancias no subsiste, "el juez tendrá que negar la autorización ya que prevalecerá el derecho a la vida, independientemente del grado de salud, de autonomía, y de capacidad de decisión".

Novedades jurídicas

La sentencia reabre así el caso de Eluana e introduce novedades jurídicas sobre la posibilidad de concesión de la eutanasia en el país, pues hace dos años, el Supremo había negado el recurso de la familia Englaro.

El Supremo especificó que "actualmente hay una carencia legislativa que proporcione las indicaciones en casos de petición de suspensión de tratamientos médicos por parte de los tutores de personas en coma y sin esperanzas de mejoría".

Un trágico accidente de tráfico

El caso de Eluana Englaro, de 33 años, y en estado neuro-vegetativo irreversible desde que tuvo un accidente de tráfico en 1992, se compara en Italia al de la joven estadounidense Terry Schiavo, que falleció después de que un Tribunal decidiese que fuese desconectada la sonda alimenticia como pedía su marido.

"Desconectad las máquinas, dejad morir a mi hija, tened un poco de dignidad", ha repetido en estos años Beppino Englaro, que ha escrito a todas las autoridades italianas pidiendo que "cese la agonía" tanto para Eluana como para el resto de las personas que se encuentran en esta situación.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento