El testaferro de Gürtel: preguntar por el origen del dinero "era una indiscreción"

  • Antonio Villaverde afirma haber recibido cantidades en efectivo del presunto cabecilla de la trama, Francisco Correa.
  • "Nunca le he preguntado a ningún cliente de donde procedía el dinero", ha reconocido el abogado en el juicio.
  • El fiscal pide 15 años y nueve meses de prisión para el testaferro.
Francisco Correa, presunto cabecilla de la trama Gürtel, y Pablo Crespo, el número dos.
Francisco Correa, presunto cabecilla de la trama Gürtel, y Pablo Crespo, el número dos.
EP

El presunto testaferro de la Gürtel, Antonio Villaverde, ha reconocido en el juicio que recibió dinero en efectivo del líder de la trama Francisco Correa pero que nunca preguntó su origen porque "era una indiscreción".

En su declaración ante el tribunal de la Audiencia Nacional, Villaverde, para quien el fiscal pide 15 años y nueve meses de prisión, ha defendido su modo de actuar cuando recibía el dinero de Correa al argumentar que en aquella época era lo habitual.

"Nunca le he preguntado a ningún cliente de donde procedía el dinero, en ese momento, hace 15 años, era una indiscreción. Me hubieran respondido: 'a usted que le importa'", ha señalado.

Y ha apostillado: "Hace 15 años no era importante ser magistrado del Supremo u obispo en el tema financiero".

Correa reconoció en su declaración que el dinero que ingresó en Suiza se lo daba en efectivo a Antonio Villaverde, su testaferro en el país helvético, tras cobrar de empresarios por haber gestionado adjudicaciones.

Villaverde, ya jubilado, fue durante 40 años administrador de patrimonios a través de una sociedad gestora de carteras y se encargaba de dirigir los movimientos de dinero de las cuentas de sus clientes en Suiza, pero no entraba en los detalles fiscales.

Las cuentas del exalcalde de Majadahonda

Además de Correa, Villaverde manejaba también las cuentas en Suiza del exalcalde de Majadahonda Guillermo Ortega, y del presunto número 2 de Gürtel, Pablo Crespo, quien siempre que se dirigía a él lo hacía siguiendo órdenes de Correa, ha precisado.

Villaverde ha presumido tener una cartera de más de 400 clientes, muchos de ellos vinculados con operaciones inmobiliarias en efectivo, algo que "era muy normal" para evitar pagar algunos impuestos.

El modo de proceder, según ha explicado, lo marcaban sus clientes y eran Ortega y Correa los que acudían con sus abogados a su despacho y le comunicaban los movimientos que querían hacer: "Se hacía como ellos querían".

Y es más, ha asegurado que no tenía "ni idea" de si el exalcalde de Majadahonda le enviaba o no dinero a las cuentas que Correa tenía en Suiza.

Pese a que no ahondaba en materia fiscal en relación con sus clientes, a su parecer, la banca suiza en esos años era "mucho más escrupulosa con el dinero que la española".

Al término de su declaración, el presidente del tribunal, Ángel Hurtado, ha preguntado al acusado si no conocía la introducción de un nuevo Código Penal en 1995 -año en el que operaba con Correa- que introdujo un capítulo dedicado al blanqueo de capitales ya que Villaverde era una persona que "de alguna forma manejaba dinero". El acusado ha negado conocer nada al respecto.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento