El fiscal pide al Supremo que eleve a 14 años la pena para Raquel Gago en el caso Carrasco

  • Este miércoles se ha celebrado la vista en el Alto Tribunal para dirimir los recursos contra la sentencia del TSJ de Castilla y León.
  • Montserrat González y su hija Triana Martínez  fueron condenadas a 22 y 20 años de prisión, respectivamente, por el asesinato de Isabel Carrasco.
Las tres acusadas, Montserrat González (2d), autora confesa, su hija Triana Martínez (2i), y la policía local, Raquel Gago (d), durante la última sesión de la vista del juicio.
Las tres acusadas, Montserrat González (2d), autora confesa, su hija Triana Martínez (2i), y la policía local, Raquel Gago (d), durante la última sesión de la vista del juicio.
EFE/J.Casares

El fiscal ha pedido al Tribunal Supremo que aumente en dos años la pena de 12 que se impuso a la policía municipal Raquel Gago por complicidad en el asesinato en 2014 de la entonces presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco. Asimismo, solicita que se confirmen las condenas para Montserrat González (22 años) y Triana Martínez (20 años), madre e hija, consideradas las autoras del crimen.

El Tribunal Supremo ha celebrado este miércoles la vista pública de los recursos de casación contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, que rectificó la decisión del tribunal de la Audiencia Provincial de León añadiendo siete años a la condena de Gago. También la absolvió del delito de tenencia ilícita de armas, algo que la fiscalía ha pedido ahora revocar.

La agente estuvo más de una hora esperando a que le entregaran el revólver mientras se cometía el crimen y luego la tuvo más de 30 horas en su poder hasta que la entregó a la Justicia, ha dicho la fiscalía, por lo que pide que se la condene también por este motivo. "Aceptó hacerse cargo de este arma, un revólver sin licencia, con los números borrados", aha añadido.

La defensa de Gago, tras decir que habría que absolver a su clienta, ha pedido la repetición del juicio y ha insistido en que la condena no explicó los motivos de su participación. "¿Por qué si supo que habían detenido a sus, digamos, compinches no se deshizo del arma? ¿No es más lógico pensar que no sabía que el revólver estaba en su poder y que cuando se dio cuenta lo entregó?", se ha preguntado.

"Alguien ha hablado con el policía"

Por otro lado, el fiscal ha rechazado la tesis de que Montserrat actuó bajo el efecto de una patología: "No hubo enfermedad mental en Montserrat, sino odio". El defensor de la autora confesa ha defendido que debería valorarse la eximente incompleta de trastorno paranoide en el caso de su clienta.

Para negar que hubiera concierto entre las condenadas, sus defensas han señalado incongruencias en el relato de hechos de la condena, una parte de las cuales obedecen a las dudas que arroja el testimonio del policía jubilado que siguió a Montserrat inmediatamente después del crimen.

"Alguien ha hablado con el policía, condecorado, para que dijera que no perdió de vista a Montserrat en ningún momento y eso no es verdad. Pero influyó en el jurado", ha señalado el letrado José Ramón García, abogado de madre e hija.

Junto a ello, ha insistido en las incongruencias existentes entre las horas de las llamadas producidas entre las implicadas inmediatamente después del asesinato y el relato de hechos de la sentencia condenatoria, incongruencias a las que el TSJCL ha respondido con "generalidades".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento