Lotería de Navidad
Puesto ambulante de billetes de la Lotería de Navidad en la madrileña Puerta del Sol. EUROPA PRESS

Son muchos quienes deciden compartir la ilusión del 22 de diciembre y comprar un décimo de la Lotería de Navidad a medias. Cuando el acuerdo entre familiares, amigos o compañeros de trabajo es verbal, no queda constancia de la compra colectiva y, en el caso poco probable de ganar uno de los premios, la fortuna puede transformarse en una disputa entre los participantes.

Lotería y Apuestas del Estado (LAE) recuerda que el portador del décimo es el responsable de cobrar y, por eso, es necesario tomar una serie de medidas para garantizar que cada uno de los afortunados se lleve su parte del premio a casa. Con tanto dinero de por medio, la confianza y amistad entre los participantes puede transformarse y las asociaciones de consumidores recomiendan prudencia para evitar futuros conflictos.

Dejar constancia en papel

A la hora de compartir un sorteo, los expertos recomiendan ir más allá de un apretón de manos y formalizar por escrito el acuerdo. Esto es aún más importante cuando el nivel de confianza no es muy alto, por ejemplo, entre compañeros de trabajo o conocidos.

Se recomienda firmar e indicar el DNI de los participantesIr a un notario puede resultar demasiado formal para un acuerdo amigable y una de las prácticas más comunes es fotocopiar el décimo. En la misma hoja, se debe escribir el nombre de los participantes, su firma y la cantidad que juega cada uno. Como medida adicional, se aconseja especificar el DNI de los compradores.

Hay quienes prefieren crear un un grupo en un servicio de mensajería como WhatsApp y compartir la fotografía del boleto. Esta imagen puede ayudar al juez a decidir en caso de conflicto, pero es aconsejable realizar también el acuerdo en papel.

Recogida conjunta

Cuando un grupo de personas se convierten en las ganadoras, es importante que todos los que comparten el décimo acudan juntos a recoger el premio. Los participantes tendrán que identificarse y comunicar el porcentaje a repartir para la posterior distribución de los impuestos.

Si la cantidad es inferior a 3.000 euros, se puede acudir a la administración habitual. Si es superior, el dueño y los compradores tendrán que ir a una entidad bancaria (BBVA, Santander, CaixaBank y CECA) o a una delegación territorial de Lotería y Apuestas del Estado.

Como último recurso, a los tribunales

Las asociaciones de consumidores recuerdan que, en caso de que el dueño del décimo intente cobrar todo el premio, el camino a seguir es acudir a la justicia. Si se producen problemas con los familiares o amigos con los que se comparte el sorteo, lo más efectivo es denunciar.

En un hipotético conflicto, el juez tendrá en cuenta las diferentes pruebas y por ello es importante haber realizado con anterioridad un acuerdo escrito.