Multitudinaria manifestación en contra del diálogo con ETA
Reuters Reuters

Las víctimas de atentados de ETA y sus familiares encabezaron a los manifestantes procedentes de todas partes de España, que portaban banderas nacionales y pancartas en las que se leía 'Ninguna negociación en mi nombre' y 'Los asesinos en prisión'.

La concentración transcurrió entre dos glorietas - López de Hoyos y República Dominicana - que fueron escenarios de dos de las más sangrientos atentados de la banda armada: en uno murieron siete personas en junio de 1993 y en el otro 12 en julio de 1986.

Los organizadores de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) dijeron que un millón de personas tomaron parte en la convocatoria mientras que las autoridades estimaron la asistencia entre un cuarto de millón y 850.000 personas.

Las víctimas de la violencia de ETA convocaron la manifestación después de que el Parlamento concediera el mes pasado al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero permiso para iniciar conversaciones de paz con ETA si el grupo abandonaba las armas - un primer paso para acabar con 37 años de asesinatos.

Al mismo tiempo, miles de simpatizantes de la ilegalizada Batasuna marcharon por Bilbao para apoyar el plan de paz del partido.

El líder de Batasuna Arnaldo Otegi dijo a los asistentes que la formación haría todo lo posible para conseguir que su plan, en el que está incluido el diálogo entre ETA y el Gobierno, estuviera en marcha para el Día de la Patria Vasca del próximo año, que coincide con Semana Santa.

'ETA ha mostrado su predisposición a iniciar conversaciones con el Gobierno español', dijo Otegi citado por la agencia de noticias Europa Press, añadiendo: 'A pesar de todos los obstáculos, el proceso va a comenzar a moverse'.

OPOSICION DEL PP

Los líderes del Partido Popular (PP), que se opone con firmeza al diálogo con ETA, asistieron a la marcha de Madrid, incluido el ex presidente del Gobierno José María Aznar, que sobrevivió a un atentado de ETA en 1995.

'Es una manifestación fantástica. Cientos de miles de personas han venido a defender ideas decentes como la lucha contra ETA, el acabar con ETA (...) y en ningún caso la negociación con una organización terrorista', dijo Mariano Rajoy, líder del PP, a los periodistas.

Muchos manifestantes compartían la visión del PP de que las operaciones policiales contra ETA llevadas a cabo en España y Francia en los últimos años, habían tenido éxito en la lucha contra la banda armada y que la apertura de Zapatero era una equivocación.

El Gobierno, cuyos miembros no asistieron a la demostración, dijeron que la marcha no cambiaría su posición.

La oferta de paz ha sido saludada por una serie de bombas de ETA, la más serie de ellas fue un coche bomba en Madrid la semana pasada por el que resultaron heridas de levedad 52 personas.

Batasuna convocó la concentración de Bilbao en apoyo del plan de paz anunciado el pasado noviembre en el que se pedía un acuerdo entre los partidos políticos y los sindicatos del País Vasco y conversaciones separadas entre ETA, Francia y España para desmilitarizar el conflicto.

Otegi debe acudir a la Audiencia Nacional el próximo miércoles para constestar a los cargos de pertenencia a ETA, un caso que los aliados de Otegi dicen podrían perjudicar a los esfuerzos de paz.

/Por Adrian Croft/