De esta forma, las facultades de administración y disposición sobre el patrimonio de la empresa quedan intervenidas por la administración concursal.

Según recoge el auto, de la documentación aportada por la solicitante, que justifica su petición en su endeudamiento, "se desprende indiciariamente que concurre en el deudor el presupuesto objetivo del concurso, esto es, su estado de insolvencia actual-inminente, razón por la cual procede dictar auto declarando en concurso de acreedores", añade.

También afirma que el concurso tendrá la consideración y carácter de voluntario por la petición expresa de la empresa. También nombra a la entidad Dictum Abogados como administrador concursal.

PLAZO PARA ACREEDORES

Por otra parte, el auto insta a todos los acreedores del concursado para que pongan en conocimiento de la administración concursal la existencia de sus créditos, "en el plazo de un mes a contar desde el día siguiente a la publicación de la presente resolución en el Boletín Oficial del Estado".

Cuando formalizó su petición, Bricoking alegó que acogerse al concurso de acreedores era necesario para poder mantener la actividad y los servicios de la cadena tras años de pérdidas.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.