Según han informado desde la Guardia Civil, los hechos tuvieron lugar este jueves, cuando observaron que el varón quedó flotando boca abajo durante unos segundos, por lo que, una vez en el exterior, el agente junto con la socorrista y con la ayuda de un ciudadano, le realizaron maniobras de reanimación (RCP).

No obstante, una vez lograda la reanimación, el auxiliado entró en un estado epiléptico, por lo que tuvieron que ponerle en una posición de seguridad hasta la llegada de la ambulancia.

A su vez, el agente acompañó a este hombre hasta el hospital, sirviéndole de traductor ya que esta persona era nacionalidad filandesa y no sabía español. El auxiliado se encuentra actualmente dado de alta tras pasar este jueves en observación.

Consulta aquí más noticias de Huelva.