De nuevo, según ha informado el Ayuntamiento, las obras han quedado suspendidas hasta el lunes.

El trabajador ha sido asistido en el Hospital de Can Misses por una herida en el cuello tras recibir el impacto de una piedra y ya ha sido dado de alta.

La empresa de construcción ha interpuesto una denuncia ante la Policía Nacional.

Según el Consistorio, las obras contaban con presencia policial y el nuevo ataque ya está siendo investigado tanto por la Policía Local como por la Nacional.

El Ayuntamiento ha lamentado el nuevo acto vandálico, "cuyo único objetivo es hacer daño e interrumpir el normal funcionamiento de los trabajadores de las obras de la calle Barcelona", han dicho.

Así, este fin de semana se seguirá con la vigilancia y la investigación de los hechos para localizar a la persona causante de la agresión.

Con la de este viernes, ya son tres las personas heridas por el lanzamiento de piedras desde balcones cercanos a la obra.

Uno de ellos, han recordado, recibió un golpe en una pierna y el otro en la cabeza. Está previsto que los trabajos se retomen el lunes con vigilancia policial.