Según ha informado el Instituto Armado en un comunicado, la mayoría de las denuncias recibidas por estos robos afectaban a coches de alquiler que se desplazan a los miradores del Colomer y de la Atalaia, en la zona de Formentor.

Durante la investigación los agentes observaron que los detenidos se organizaban para cometer los robos, de manera que uno de ellos se ocultaba en la maleza a unos kilómetros de la zona de actuación (único acceso por carretera), dotado de unos prismáticos y un teléfono móvil, para alertar a los otros dos, que se encontraban en el mirador, si detectaba presencia policial.

Por ello, gracias a los datos obtenidos durante la investigación,

se consiguió encontrar a los detenidos, uno de ellos en el punto de vigilancia y los otros dos en el mirador, en el momento en el que se encontraban cometiendo un robo.

Todos los detenidos tienen un amplio historial delictivo y acumulan más de un centenar de antecedentes por delitos similares. Se limitaban a sustraer dinero para no resultar comprometidos en caso de ser interceptados por los agentes.